En el barrio se empezó a escuchar música fuerte y los vecinos del edificio denunciaron telefónicamente a la policía por una supuesta una fiesta en uno de los departamentos. Al llegar al lugar, los efectivos corroboraron que sólo se encontraba el gato de la casa, quien al parecer había encendido el equipo de música.

El episodio fue este domingo a la madrugada en la ciudad de Lugo, España, y ahora forma parte de la historia de anécdotas de la policía local.

Los vecinos de un edificio ubicado en la Ronda das Fontiñas, según informó Minuto Uno, denunciaron "un ruido de música en tono alto que les imposibilitaba el descanso". Después de llamar varias veces, los agentes se acercaron al lugar pero comprobaron que en el interior del departamento no había nadie.

A la mañana siguiente lograron dar con el propietario de la vivienda, que estaba fuera de la ciudad por unos días. Cuando le contaron lo que pasó, el hombre les dijo que muy posiblemente el responsable de los ruidos molestos fuese su gato, que tiene la “costumbre de encender el equipo música con la pata y juega con la rueda del volumen".

Un gato al que le simpatizan las fiestas. Fue la única hipótesis que se pudo sostener, ya que la mascota se encontraba sola al momento del hecho. La policía le aconsejó al hombre que la próxima vez que salga de viaje debería desenchufar el equipo.