COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La imagen estremecedora de un cóndor “abrazando” a un veterinario de la Patagonia apareció en un video días atrás y se volvió viral. Según el relato que circula, un hombre recibía a su amigo Condorito al que había rescatado de la muerte hace un tiempo. El ave majestuosa regresaba con las alas abiertas para saludar a su protector. Incluso se dijo que se trata de un gendarme. Sin embargo, todo esto es inexacto.

Conocé la verdadera historia del cóndor que "abraza" a quien lo curó

La verdadera historia es un poco menos cinematográfica. El hombre que aparece en el video -registrado a mediados del 2017- es Edgardo Dellagaspera, uno de los dueños de la estancia El Cóndor, ubicada cerca de Loncopué, Neuquén (Argentina), hábitat natural de estas aves. Es por eso que su presencia resulta común para quienes viven allí. En la estancia han rescatado cuatro cóndores en los últimos tres años para después dejarlos en libertad con la intervención de los organismos nacionales y provinciales de conservación.

Herido y recompuesto

Condorito apareció en marzo del 2017 siendo pichón herido en una pata. Perdido, sin pares, habría muerto de no recibir atención humana. Dellagaspera y su gente lo curaron y le enseñaron a alimentarse por sí mismo dejándole trozos de carne en descomposición en los alrededores de la estancia.

El ave creció y comenzó a volar por sí misma. A medida que se hizo grande sus trayectos se volvieron más largos, explicaron los responsables de la instalación. De modo que solía ausentarse por uno o dos días. Pese a ello, en el video se observa cuando Condorito todavía es un pichón y anda por allí, sobre sus patas, realizando exploraciones. Aunque es una suerte de adolescente, posee grandes dimensiones. Con sus alas abiertas se aproxima a Edgardo para cubrirlo con su plumaje y darle tiernos picotazos.

Una bonita relación

El diálogo corporal entre ambos es imperdible. “Un día de marzo apareció aquí sólo y con una patita lastimada. Lo estuvimos curando de una lesión que no parecía ser grave y desde ese día se me acerca cada vez que lo llamo. Cuando me contacté con la gente de Fauna me dijeron que era un pichón macho que creen que nació en octubre del 2016 y que aparentemente había perdido contacto con sus padres”, relató al periódico argentino La Mañana.

“Generalmente, nosotros le dejamos comida para que aprenda a buscarla por su cuenta. En estos últimos meses hemos padecido la muerte de algunos animales por distintos motivos y nosotros decidimos dejarlos para que él pueda alimentarse”, agregó.

Un dramático giro

La historia cobró un tinte dramático cuando funcionarios del Ecoparque de Buenos Aires se pusieron en contacto con Dellagaspera para informarle de su intención de llevarse a Condorito. “El cóndor nació y se crió aquí, y este es su hábitat natural. En este momento ya puede volar por su cuenta y en pocos días ya va a estar acostumbrado a vivir en la condorera que tenemos a pocos kilómetros”, aseguró su cuidador.

Dellagaspera no quiere sumar más elementos a la leyenda que llegó a las redes sociales. Desmintió la versión más colorida de su relación con el ave. “La gente exagera todas las historias. El cóndor no bajó del cielo para saludarme, simplemente era joven y todavía no había aprendido a volar del todo”.

En su estancia fueron albergados cuatro ejemplares en los últimos tres años. La norma es que intervenga la Dirección General de Control de los Recursos Faunísticos y Áreas Naturales Protegidas provincial.

Uno de los últimos rescates ocurrió en 2015, cuando encontraron a una hembra herida. El ave fue examinada en el Centro Regional neuquino y trasladado a Buenos Aires, en una operación en la que intervino la Fundación Biandina. Los animales recuperados son puestos en libertad en zonas de Junín de los Andes y Aluminé.

Fuente: La Vanguardia