INGLATERRA - Con la navidad a la vuelta de la esquina, la oferta de golosinas alusivas llega a todas partes del mundo. Sin embargo, en Blackley, Inglaterra, un Papá Noel de chocolate destacó sobre los demás por el motivo menos pensado: contenía en su interior una insólita "sorpresa" sexual.

Todo comenzó cuando Jason Greaves, un joven de 28 años, decidió comprar el chocolate de 1,30 dólares en una cadena de kioscos local. Ansioso por degustarlo, regresó a su casa y lo abrió ante la atenta mirada de su novia, Candice, de 19.

Sin embargo, tras romper la amigable golosina y comenzar a comerla notaron una forma en su interior que llamó poderosamente su atención: se trataba de un "pene" de chocolate que pendía de la parte inferior del personaje.

"Tuvimos que mirarlo varias veces para estar seguros. No podíamos creerlo. Realmente nos morimos de la risa", contó Greaves a The Sun, y agregó: "No sabemos si habrá sido el último día de un trabajador del almacén y quiso hacer una broma o si se trató de un accidente".

Tras el descubrimiento, el joven se contactó con el local donde compró la golosina para informarles acerca del "defecto" en su chocolate. Sin embargo, sostuvo que no se mostraron demasiado preocupados por lo ocurrido.

"Oops... parece que Papá Noel reveló demasiado en esta ocasión", bromeó un portavoz de la empresa. No obstante, afirmó que estaban dispuestos a recibir de vuelta el producto y a entregarle uno nuevo si así lo consideraba.

Aunque, si de hipotetizar se trata, lo cierto es que Greaves no cree que la presencia del "pene" en la golosina haya sido una casualidad. "Para que esté en el lugar exacto donde uno espera que esté, parece más que una coincidencia", reflexionó.