La odontóloga de Río de Janeiro, Brasil, se vió envuelta en un escándalo, el trabajo prometía rejuvenecimiento y embellecimiento a decenas de pacientes, pero en cambio, quienes recibieron su atención terminaron con serios daños en los rostros

Giselle Gomes promocionaba una serie de tratamientos como bichectomías, hilos tensores, botox, armonización orofacial, ácido hialurónico y hasta liposucciones a precios muy atractivos, reportan medios locales.

A post shared by Vitimas da bioplastia (@vitimasdabioplastia)

Las investigaciones arrojaron que Gomes usaba algunos subproductos, incluido el Polimetilmetacrilato, que no se indica para tratamientos estéticos. La policía civil precisó que han llegado 34 denuncias, pero el número se ha incrementado en las últimas semanas.

Las víctimas coinciden en afirmar que Giselle posee un gran poder de persuasión. Muchas llegaron al consultorio ubicado en Campos dos Goytacazes para hacerse algún tratamiento específico, pero ella las convencía de agregar otras “mejoras”.

Sin embargo, la abogada Andréa Paes, quien representa a 25 de las víctimas, expresó: "Al principio, ella es cariñosa, comprende el problema de la otra persona. Luego, realiza el procedimiento. Cuando la persona regresa para una revisión y se queja de algo, se convierte en una persona grosera, arrogante y burlona”.