(ADNSUR) - A lo largo de la historia muchas han sido las misteriosas desapariciones de aeronaves y embarcaciones mientras circulaban dentro del popular Triángulo de las Bermudas, uno de los lugares más misteriosos del mundo que se compone por el área geográfica abarcada entre las islas Bermudas, Puerto Rico y la ciudad estadounidense de Miami.

Tras años de incertidumbre respecto al por qué de tamaños sucesos, la NASA podría haber encontrado una respuesta a través de un estudio que demuestra que en ese lugar el campo magnético de la Tierra tiene un punto débil "del tamaño de Estados Unidos continental", el cual se sitúa sobre Sudamérica y el sur del océano Atlántico.

Esto quiere decir que las partículas de los rayos cósmicos solares no son retenidas en el Triángulo de las Bermudas del mismo modo que en otras partes del planeta, y es por este motivo que cuando los satélites espaciales sobrevuelan el lugar son "bombardeados con una radiación más intensa que en cualquier otro lugar en órbita".

"En esa región, la menor intensidad del campo geo magnético acaba provocando una mayor vulnerabilidad de los satélites a las partículas energéticas, hasta el punto de que podrían producirse daños en las naves espaciales al atravesar la zona", asegura al respecto John Tarduno, profesor en geofísica de la Universidad de Rochester.

"Así, los satélites que pasen por el  Triángulo de las Bermudas experimentarán mayores cantidades de radiación hasta el punto de que podrían producirse daños, debido a una descarga o arco eléctrico", agrega.

De esta manera, quedó comprobado por qué en los primeros años de la Estación Espacial Internacional las computadoras de los astronautas que viajaban a bordo se bloqueaban, obligándolos a apagar los sistemas.

Algo similar podría ocurrir con los aviones que sobrevuelan la zona y los barcos que la navegan, generando fallas letales que afecten su normal funcionamiento y, en consecuencia provocando su derrumbe o hundimiento.