AUSTRALIA - El dilema de muchas familias con niños chiquitos que deben tratar de regresar a la rutina laboral después del arribo del integrante más pequeño a la familia es, justamente, quién se queda con el o la bebé mientras sus padres trabajan. No hay demasiadas opciones: o se contrata una niñera o se le pide ayuda a un familiar con muchas ganas y tiempo.

Las abuelas son las principales candidatas. Ya tienen experiencia en la maternidad y en general están dispuestas a cualquier cosa con tal de ver a sus nietos felices. Pero, claro, esto es lo que sucede a gran escala, no todos los casos son iguales. Algunas abuelas marcan desde un principio que no tienen ganas de volver a cuidar niñas y la protagonista de esta historia se volvió viral porque le puso precio a lo que, no hay dudas, es un trabajo.

Según contó una mujer australiana, en un posteo de la red social Reddit, cuando su hija trajo el pedido ella le indicó el costo por las horas dedicadas a su nietito. Tal vez un poco culposa por su decisión y buscando algo de respaldo entre los usuarios, la mujer presentó el caso en la plataforma digital y abrió el debate, que generó muchísimas reacciones con posturas muy diversas.

En su publicación, la mujer explicó que su hija tiene 29 años y un bebé de 1, del que comenzará a despegarse próximamente con su regreso al trabajo full time, cinco días a la semana durante 8 horas.

La joven le preguntó a su madre si estaría dispuesta a cuidar de su pequeño por 2 o 3 días a la semana. La respuesta de la mujer hacia la propuesta de su hija fue un rotundo "sí". Pero... con un detalle ineludible. Le explicó que le gustaría recibir un pago de $15 dólares por hora, como retribución por el trabajo con su nieto por 3 días a la semana.

"Ella trabaja cinco días a la semana, alrededor de siete u ocho horas al día (de 7.30 a 15) y me preguntó si estaría dispuesta a cuidar a su hijo dos o tres días a la semana", comenzó diciendo la abuela polémica en su posteo. 

En su relato, la abuela expresó que su hija "entendió mis necesidades", pero como cobra 22 dólares la hora no estaba dispuesta a pagarle $15 a su mamá por cuidar al bebé, así que le hizo una contra oferta de 10. Algo que no le gustó nada a la mujer, y descargó:

"No soy una guardería, tengo mi propia vida, trabajo para mí y creo que ella debería entender que estaría renunciando a mi tiempo cuando trabajo desde casa. Necesito dinero para reemplazar ese tiempo que estoy renunciando a mi trabajo. Mientras trabajo en casa, no puedo simplemente trabajar y cuidar a su hijo al mismo tiempo", señaló la abuelita anónima, quien indicó que los otros abuelos se encargarán del pequeño los otros días de la semana.

Por último insistió en su dura postura: "Yo amo a mi nieto, pero como mencioné anteriormente: no soy una guardería".

Obviamente su texto no iba a pasar desapercibido. Rápidamente se generó un fuerte debate con posturas muy críticas: "Sólo di que no quieres cuidar niños", "¿Quieres cobrarle a tu hija más de la mitad de lo que gana por cuidar a tu nieto? Si no quieres hacerlo di que no y deja que busque a alguien más", fueron algunas de las opiniones.