Una mujer canadiense acusó en redes sociales a su tatuador de haberle "arruinado" el cuerpo luego de haber acudido a él para tatuarse la huella de la mano de su hija, pero que el resultado no fuera el esperado.

Se trata de Lyss Lampitt, quien en sus redes compartió imágenes del dibujo final comparada con el diseño que le había pedido al tatuador, a quien le pagó 180 dólares más impuestos por el mismo.

"Pasé alrededor de una semana enviándole mensajes (al tatuador) sobre lo que quería. Ojalá hubiera sido honesto", manifestó la mujer visiblemente enojada.

"Cuando me dijo que habíamos terminado, me molesté mucho. Estaba extremadamente decepcionada teniendo en cuenta que esta era la primera huella de la mano de mi hija primogénita hecha a los tres meses de edad. ¡Lo arruinó!", agregó.

Finalmente, concluyó destacando que pese a su búsqueda y sus intenciones, aún no pudieron arreglar el tatuaje.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!