Los zorros son animales silvestres que pertenecen a la fauna autóctona de los alrededores de Rada Tilly y Comodoro, pero que perdieron el miedo de acercarse a las zonas urbanizadas. Ya no resulta raro verlos en las plazas, encontrarlos en la puerta de alguna casa o, incluso, hurgando en los cestos de basura. En #ADN Animal te contamos más sobre estos animales salvajes que no son domesticables y a los que especialistas recomiendan “no acercarse ni alimentar”.

Los zorros no son animales domesticables y alimentarlos ocasiona un grave riesgo para el animal e impacta en la fauna autóctona del lugar. Por el contrario, se trata de animales silvestres que por diversas causas se están “metiendo” en la plana urbana, a tal punto de encontrarlos en la puerta de nuestras casas.

Zorros en plazas y patios de las casas: el avance sobre la zona urbana y por qué no hay que alimentarlos

Es que “donde anteriormente vivían los zorros con sus cuevas y madrigueras ahora se extiende la zona urbana”.

Mirar pero no alimentar

A los zorros "no se los debe alimentar”, recomienda Leonardo Barattini, Agente de Conservación patagónico de la Municipalidad de Rada Tilly. Ellos procuran su propio alimento como roedores, huevos y aves pequeñas. Pero “debido a la escases del alimento de los cuales ellos se alimentan tienden a buscar alimento dentro de la basura o tal vez el propio humano se acerca a darle de comer. Esto no está bien porque genera un cambio en el hábito de cacería y a la larga puede llegar a contraer enfermedades”, explica.

“Si les introducimos la alimentación que tenemos los humanos, ellos van a dejar de comer esa población de roedores y a su vez, esa población de roedores también va a crecer y se va a producir un desfasaje n la cadena trófica. Con lo cual la recomendación es no darles de comer porque les estamos cambiando el hábito”.

No son mascotas

Por simpáticos que resulten, los zorros no pueden domesticarse y el cautiverio les genera estrés y ansiedad. 

Zorros en plazas y patios de las casas: el avance sobre la zona urbana y por qué no hay que alimentarlos

Barattini explicó que si bien no hay registros de zorros atacando a una persona, si los vemos en las plazas lo mejor es no intervenir, no tocarlos, no llamarlos, no darles de comer, no darles agua porque ellos mismos procuran su alimento”.

“No tenerles miedo y en el caso de que llegue a suceder una mordida, acudir al centro de emergencia”. El hospital de Rada Tilly cuenta con la vacuna antiofídica y sueros antitetánicos.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!