De acuerdo al reporte que YPF dio a conocer al mercado de sus resultados consolidados del segundo trimestre de 2022, el Ebitda (ganancias antes de intereses, impuestos y amortizaciones) de la compañía alcanzó los 1.500 millones de dólares, y aumentó en un 10% las inversiones proyectadas para este año, un 50% más respecto al año 2021.

Este incremento económico le permitió a la compañía avanzar en la ejecución de su plan de inversiones para 2022 que pasará de los US$ 3700 millones inicialmente previstos a poco más de US$ 4.000 millones de acuerdo a la nueva previsión.

De esta manera, la compañía informó al mercado que durante el primer semestre del año invirtió cerca de 1.700 millones de dólares, un crecimiento superior al 55% respecto al mismo período de 2021.

Por su parte, la producción total de hidrocarburos totalizó 504 mil barriles equivalentes por día, representando un incremento del 9% interanual, con un crecimiento del 7% en crudo y un 10% en gas respecto al segundo trimestre de 2021.

De esta manera, la proyección anual de producción también se incrementó del 8% inicial al 9% para todo el año, en el total de la producción de la compañía.

Sobre esta base de crecimiento, la actividad no convencional continúa siendo el principal eje de desarrollo de la compañía, representando actualmente un 38% de la producción total.

La producción de crudo no convencional mostró un crecimiento cercano al 50%, mientras que el gas no convencional aumentó más de un 80% con relación a igual trimestre del año anterior.

Estos resultados se lograron a partir de las mejoras operativas desarrolladas por la compañía en sus campos en Vaca Muerta, "donde se alcanzaron nuevos récords de eficiencia en los tiempos de perforación y fractura de los pozo, siendo la segunda marca más alta en la cantidad de nuevas perforaciones de pozos horizontales", detalló el informe oficial de la empresa.

Por el lado del segmento de downstream -refinación y comercialización-, las ventas domésticas de combustibles resultaron un 12,5% superiores a los niveles prepandemia del segundo trimestre de 2019.

En el caso del gasoil, la compañía registró un récord histórico de suministro que fue abastecido a través de incrementos en los niveles de producción de los tres Complejos Industriales, que registraron un nivel de procesamiento un 8% superior al año anterior.

Por último, en materia financiera, el flujo de caja libre fue positivo por noveno trimestre consecutivo en 310 millones de dólares, acumulando en el primer semestre del año un flujo neto positivo de 701 millones de dólares.

Esto permitió disminuir, una vez más, la deuda neta de la compañía, alcanzando un nivel de 5.843 millones de dólares, con un ratio de endeudamiento neto que se ubicó en 1,3 veces en relación con el Ebitda ajustado

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!