CAPITAL FEDERAL - Cuando se trata del WiFi no hay peor cosa que la velocidad del internet o la baja intensidad de señal. Si bien muchas veces contratar un mejor servicio colabora hay algunos tips para que funcione mejor sin gastar tanto.

Uno de los secretos es tener un router que se adapte a tus necesidades. ¿Qué es el router? Es un dispositivo que administra de manera eficiente y lleva de manera adecuada el flujo de información que circula por una red de computadoras. Éstos funcionan con direcciones IP para saber hacia dónde tiene que dirigir la señal de internet. Cabe destacar que el IP es único en cada máquina y evita errores de conexión hacia donde se deben llevar los paquetes de datos.

La mejor opción

La elección de un router depende de muchos factores personales y técnicos. Para elegirlo hay que tener en cuenta una serie de cosas:

– Velocidad máxima de conexión: cada uno de estos dispositivos cuenta con distintas velocidades para ofrecer. Esta velocidad normalmente se mide en megabits por segundo y te ayudará a determinar qué router es mejor comprar. En ese sentido si tu conexión es de 100 mbps, necesitarás un equipo que pueda soportar, como mínimo, la misma cantidad.

– La cantidad de dispositivos que conectarás: entre más aparatos tengas conectados a tu red de internet, tu router tendrá que ser de mejor calidad para que pueda ser un buen servidor de distribución con cada uno.

– Tipo de WiFi: lo más común es encontrar WiFi a/b/g/n y WiFI ac, sin embargo, lo mejor actualmente es el WiFi 6 (IEEE 802.11zx), el cual tiene mejor alcance y mejor cobertura en espacios altamente saturados.

– Número de antenas y número de conexiones: existen dispositivos de dos, cuatro y hasta ocho antenas, por lo que es mejor que tu router, además de ser WiFi, cuente con algunos puertos Ethernet para conectar dispositivos directamente con un cable. De igual forma también existen dispositivos con puertos USB para compartir internet a una memoria o un disco duro.

– Hardware: es importante conocer el procesador que tiene el dispositivo, así como la cantidad de memoria RAM que contiene. Si el hardware es mejor, podrá soportar mayores cargas de trabajo sin volverse lento, de hecho, los routers con más de 512MB de RAM pueden atender a usuarios simultáneos sin problemas.