El Senado de Tailandia aprobó un proyecto de ley que contempla la castración química voluntaria de violadores a cambio de una reducción de su pena.

La medida busca reducir los números de reincidencia es que según datos oficiales, entre 2013 y 2020 fueron liberados 16.413 delincuentes sexuales, de los cuales 4.848 reincidieron, según datos oficiales de aquel país.

Por lo que la iniciativa apunta a que los delincuentes que se consideren propensos a cometer más agresiones sexuales  tras su puesta en libertad, podrán optar por la inyección que reduce sus niveles de testosterona, a cambio de una reducción de la pena de prisión, según publica Clarín.

La normativa de la ley prevé que el fármaco deberá ser aplicado con el consentimiento del agresor sexual, y que su uso debe ser avalado por al menos un especialista psiquiátrico y otro médico.

Y si bien los reclusos que decidan ser sometidos al tratamiento recibirán una reducción de sus condenas, serán vigilados durante 10 años y deberán utilizar pulseras de monitoreo electrónico.

La propuesta deberá ser nuevamente sometida a a votación en la Cámara de Representantes y, antes de entrar en vigencia, deberá ser avalada por el rey.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!