RAWSON (ADNSUR) - El gobierno de Chubut adquirió tres camillas de bioseguridad, que reforzarán la estructura del sistema sanitario provincial para abordar la problemática del hantavirus transmitido por el ratón colilargo.

Las camillas, de origen checoslovaco, “se utilizan para el traslado de pacientes infectocontagiosos”, dijo el ministro de Salud provincial, Fabián Puratich. Detalló que "se compraron hace unos cinco meses, son tres camillas de presión negativa. Se dejó una en el área programática Esquel, otra en el hospital zonal de El Maitén y la otra está en la base aeronaval de donde parte el avión sanitario por si hay derivaciones aéreas”.

“Las camillas tienen presión negativa por lo cual entra oxígeno pero no sale; se filtra y están cubiertos para que no se contagie el que hace el traslado”, explicó Puratich.

Respecto a las camilla, Jorge Elías -director asociado del Area Programática Esquel- señaló a Télam que “estas camillas trabajan al vacío brindando la mayor bioseguridad al paciente trasladado y al personal que realiza el traslado entre una institución hospitalaria y otra de mayor complejidad”.

Explicó que las camillas tienen un sistema de vías de cánulas, sistema de oxigenación “todo súper controlado, muy técnico”, agregó Elías.

El director del área programática Esquel indicó que en El Maitén se realizó una capacitación desde la Dirección de Emergencias Sanitarias, a cargo de Claudio Massa, para el manejo de las camillas de la que participaron unas 60 personas de toda la región, entre enfermeros, médicos, trabajadores en terreno y choferes.

“Esto mejora lo que es el manejo del paciente en el tema hantavirus, brinda mayor protección y bioseguridad a todo los recursos humanos y nos obligó a formalizar un protocolo respecto al traslado el cual involucra el manejo preciso de esta camilla”, concluyó Elías.