COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – La situación de los comodorenses varados afuera del país se está volviendo crítica, ya que algunos están en esta situación desde hace casi tres meses. Los ciudadanos de Comodoro que se encuentran en el sur de Chile, solicitan  ayuda de las autoridades para poder regresar a sus hogares.

Trinidad Martínez tiene a su papá de 77 años varado en Chile, se trata de un paciente oncológico, cardiológico  y necesita control médico por un marcapasos. El hombre salió de Comodoro junto a su esposa el 9 de marzo con fecha de retorno el 14 y nunca pudieron volver. “Hay un total de 400 argentinos varados en el sur de Chile, unos 100 son de Comodoro, también hay de Rada Tilly, Esquel, Río Mayo, Rio Senguer”, detalló Trinidad. Y explicó que se hacen hecho gestiones con cancillería, desde donde se solicitó llenar un formulario de covid-19 ”pero hay un grupo muy grande de adultos mayores con dificultad para acceder a internet”.

“Hemos hablando con autoridades nacionales, provinciales, municipales, entendemos que es una cuestión de seguridad pero estas 400 personas necesitan volver a casa,  muchos pasan por grandes dificultades económicas, hay personas a la que los vecinos les van acercando comida”, relató la mujer.

Muchos están en autos particulares, y otros podrían llegar por vía terrestre en colectivo, por lo que solicitan la apertura del paso Cardenal Samoré, que tiene salida a Villa La Angostura.

 

Otra de las comodorenses varadas en el sur de Chile, en diálogo con ADNSUR, contó que está junto a su esposo desde el 25 de febrero “vinimos por arzones familiares, y esto se alargó. Somos dos pacientes crónicos, mi marido es asmático, cardíaco e hipertenso, y yo diabética, hipertensa, y tengo un tumor”, explicó

“Estamos a la espera de que el e gobierno tengan la dignidad de abrir las fronteras. Ya pasaron casi tres meses no tenemos ya dinero, ni recursos ni mediación que es lo más triste”, indicó.

Y por último cuestionó que hay gente que llevan en avión desde Buenos Aires a Comodoro “y no entiendo como no nos permiten pasar por el Cardenal Samoré, estamos encerrados desde el primer día de la cuarentena, solo salimos a comprar algún alimento”, dijo.