LAS GRUTAS (ADNSUR) – Una mujer de unos 60 años estuvo a punto de caer del acantilado de Las Grutas, cuando conducía una camioneta Ford Ranger  totalmente borracho. Cuando le hicieron el test de alcoholemia, el aparato se rompió.

Ocurrió el martes por la tarde,  en el sector de la avenida costanera cercano a la Bajada Cero, una zona que suele ser elegida por muchos turistas ya que se encuentra a pocos metros de la escalinata conocida como Los Acantilados.

La mujer estaba disfrutando de sus vacaciones, sería oriunda de Tierra del Fuego, y afortunadamente no sufrió heridas de consideración ni lesionó a otras personas.

En el hecho actuó la policía y personal de Tránsito del municipio de San Antonio Oeste, quienes advirtieron que la mujer tenía puesto un pareo, sin nada debajo. Pero mayor fue la sorpresa cuando le efectuaron el control de alcoholemia y el aparato marcó tres flechas hacia arriba y se tildó, lo que indica que había superado la capacidad de registro del dispositivo.

La conductora estaba sola en ese momento y habría intentado estacionar, pero aceleró en el instante menos oportuno y pasó por sobre el cordón cuneta, atravesó la vereda y embistió el paredón de la costanera. Según indicaron fuentes policiales, a los minutos apareció un hombre a buscarla. La camioneta resultó con daños en el paragolpes plástico y en piezas del tren delantero, y quedó secuestrada por Tránsito municipal.

Al día siguiente, la esperaban para que realizara los trámites pertinentes, pero no apareció. De todas maneras deberá abonar la multa por conducir bajo los efectos del alcohol, el costo del acarreo y también le reclamarán los daños producidos en el paredón de la costanera, una suma que rondará los 50 mil pesos, así lo indicó La Mañana de Cipolletti.