El Bosque Petrificado Sarmiento es un sitio protegido en Chubut, que posee una superficie total de 300 kilómetros cuadrados y es un verdadero museo a cielo abierto que desde la provincia se invita a recorrer, a 150 kilómetros de Comodoro Rivadavia. 

Hacia el futuro el Área Natural Protegida planea modificar los senderos existentes creando otras distancias para abrir otras acumulaciones de troncos y también potenciar el astroturismo por su cielo muy prístino de noche, permitiendo regalar una maravillosa vía láctea y un paisaje con estrellas inigualable, "realmente mágico e inimaginable".

El “Bosque Petrificado Sarmiento” recibe aproximadamente entre 8 mil y 14 mil turistas por año.

Se puede visitar todos los días de la semana, de lunes a lunes, desde las 8 de la mañana hasta las 18:30 horas y, para quienes deseen obtener más información pueden hacerlo ingresando a la web del Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut.

Una recorrida para conocer más y disfrutar del Bosque Petrificado Sarmiento

Cuenta con un paisaje que es de película: suelo arenoso-arcilloso, cenizas volcánicas, cantos rodados, rocas basálticas y una diversidad de colores inesperada, enmarcada por los tonos del Cerro Abigarrado. 

El Área Natural Protegida (ANP) “Bosque Petrificado Sarmiento” forma parte del Sistema Provincial de Áreas Protegidas del Ministerio de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut, está ubicado a 28 kilómetros de la ciudad de Sarmiento.

Una recorrida para conocer más y disfrutar del Bosque Petrificado Sarmiento

Allí están Damián y Francisco, acompañados por una pasante Agustina; quienes bajo su rol de guardafaunas cuentan qué hace de este sitio un lugar especial y cuáles son sus atractivos para los visitantes. 

“Es increíble, tenemos una riqueza natural y paisajística invaluable en toda la provincia del Chubut. Estamos en un lugar -por el Bosque Petrificado Sarmiento- que para mi entender es un museo a cielo abierto, donde no solamente es el contraste de los paisajes, sino que estamos en un bosque petrificado”, expresó Damián Guerreiro, guardafauna del ANP que desde hace varios años trabaja en el lugar. Al mismo tiempo, resaltó el valor histórico diciendo que “data de más de 65 millones de años, con troncos de araucarias y palmeras que permiten recorrer y aprender un poco de la historia de nuestro planeta”. 

Actualmente, el Área cuenta con un sendero de 2,5 kilómetros con 11 estaciones interpretativas, que sumado a los folletos que se entregan en el ingreso, permiten a comprender los detalles del paisaje que cada visitante va observando mientras realiza el recorrido. 

Sobre ello, Damián explicó que “el objetivo está centrado en brindarles a las personas la experiencia a partir de la naturaleza, donde la erosión hídrica y eólica va tomando paso de forma diaria descubriendo todos los días un poco más, los troncos que están ocultos en el suelo”. 

Y agregó que “en cuanto a lo que es roca y conformaciones geológicas tenemos desde basaltos, que son rocas volcánicas y rodados patagónicos, hasta piedras semipreciosas que son cuarzos, amatista y jaspe”.

Por su parte, Francisco Fenner, quien también forma parte del cuidado y la conservación del Bosque Petrificado Sarmiento, resalta diariamente a los visitantes la relevancia del pasado que allí se puede observar y el fenómeno de ver una madera convertida en piedra: “Esto era un gran delta, donde todos los cursos de agua confluían en la zona. Eso permitió que la madera llegue a la zona y acá se petrifique. El proceso consiste en que, en el fondo se cubre de arena del mar y del río y eso aísla el material del ambiente, permite que se incorporen los silicatos que tiene la arena y por presión se libera el vegetal de la madera al ambiente. En el terreno que va a estar caminando el turista va a encontrar brea o arcilla de color verde”.

Una recorrida para conocer más y disfrutar del Bosque Petrificado Sarmiento

Asimismo, Fenner agregó que “es muy interesante el lugar, permite ver y analizar para entender el pasado estando actualmente en el presente. Del pasado en la era geológica, cuando vienen los dinosaurios, cuando fue el proceso de transformación para que hoy encontremos la madera petrificada y demás. Y en el presente algunas cuestiones del paisaje que estás viendo, con la cartelería que tiene la información exacta de lo que el ojo está captando”. 

Respeto a la situación climática, contó que allí el clima suele variar debido a su ubicación dentro de la meseta patagónica y que las temperaturas “rondan en verano entre 10 y 12 grados y, hasta 30 o 40 grados los días de calor. En invierno podemos llegar a tener 8 o 10 grados en un día extraordinario y los demás días solemos tener -15, -20 o -25 grados, tranquilamente. Tal es así que en los meses de junio, julio y agosto a veces te puede sorprender una nevadita de 3 o 4 centímetros y el paisaje cambia totalmente”. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!