ANKARA - Cuando Cemal, el dueño, enfermó y tuvo que ser internado en un hospital en el norte de Turquía, Boncuk, su pequeña perrita, estuvo ahí firme para acompañarlo.

De hecho, escapaba de su casa y se dirigía al hospital, donde el permaneció internado durante casi una semana.

La mascota pasó seis días a la espera de su amo. Finalmente, Cemal fue dado de alta y Boncuk, su amiga fiel, estaba ahí para recibirlo de la mejor manera, detalló TN. 

 

LA PERRITA FIEL