CHINA (ADNSUR) - Una joven mujer en la provincia de Shandong, en China, protagonizó un insólito episodio cuando fue a la guardia médica del Hospital Popular de Jimo con un fuerte dolor de estómago.

Los médicos la examinaron, y como no tenía enfermedades preexistentes, le preguntaron si acaso recordaba haber consumido algo que la hubiera intoxicado o provocado algún tipo de malestar. Respondió que no, pero manifestó que la noche anterior había ido a una fiesta y que recordaba “haber bebido”.

Una radiografía reveló que una cuchara de 15 centímetros en su abdomen era la causa del dolor. Cuando le informaron del hallazgo, la mujer aseguró no recordar “cómo fue posible que sucediera eso”. “No me acuerdo de nada”, se lamentó.

En lugar de intervenir directamente sobre su estómago, la doctora Fan Guangxue decidió realizar un procedimiento de endoscopia gastrointestinal, que consiste en insertar un tubo delgado en la garganta del paciente. “Retirar el elemento del interior de la paciente fue muy complicado”, declaró la médica, según publica TN.

La especialista además explicó que si su paciente hubiera esperado o ignorado el dolor, el utensilio podría haber causado úlceras o una infección potencialmente mortal. Para la especialista, una buena moraleja para este tipo de historias es “no te metas cosas pequeñas en la boca cuando estás borracho", comentó.