El pasado lunes la policía india detuvo a una mujer de la localidad de Karaikkal, acusada de envenenar a un menor de edad por obtener mejores calificaciones que su hija.

Según la información que compartieron las autoridades, el menor asesinado, llamado Balamanikandan, tenía solo 13 años de edad y estaba en octavo grado con la hija de J Sagayarani Victoriya, la mujer capturada. 

El trágico hecho ocurrió el viernes, cuando la escuela donde estudiaba el menor llevó a cabo un evento cultural. La mujer habría llegado hasta la institución y le habría mentido a un vigilante diciendo que era la madre de Balamanikandan y pidiéndole que le entregara al menor dos botellas de gaseosa. 

El adolescente bebió una de las botellas y empezó a vomitar minutos después. Sus padres lo llevaron ese mismo viernes a un hospital, donde le dieron medicamentos y lo enviaron a casa. 

Sin embargo, el sábado se sintió enfermo de nuevo y tuvo que ser ingresado otra vez al hospital, donde falleció en horas de la noche. Antes de morir, el pequeño le contó a su progenitora que se había empezado a sentir mal desde que se tomó la bebida que la madre de su compañera le había enviado a la escuela con el vigilante. 

Así es como la mujer se dio cuenta de que algo le había provocado la muerte a su hijo y puso la denuncia ante las autoridades. 

El informe de la autopsia reveló que la bebida que consumió el joven tenía veneno y se inició la investigación que terminó con la captura de Sahyarani, quien inmediatamente aceptó su crimen y confesó que lo hizo porque su hija siempre quedaba de segunda en las actividades académicas, detrás del joven. 

”Me daba bronca que siempre quedara primero en las pruebas”, reconoció la mujer. La señora fue presentada ante un juez de instrucción y enviada a la cárcel. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!