Una mujer de 38 años mató de ocho puñaladas a su vecino tras enterarse que el abusaba de sus tres hijos. El episodio ocurrió en Reino Unido. 

El caso ocurrió en 2014. La mujer fue condenada en 2015 a siete años de cárcel y ahora, ya en libertad, hace campaña para evitar que los abusadores consigan tretas legales para evitar la cárcel. 

El día de la muerte del violador, Sarah Sands tomó dos botellas de vino y fue a la casa de Michael Pleasted, de 77 años, en un bloque de pisos vecino en el este de Londres y lo apuñaló ocho veces en 2014.

Pleasted había abusado de tres de sus hijos y de otros chicos jóvenes de la urbanización y ya había sido condenado por tres décadas de delitos de abuso de menores. En ese momento, el violador estaba en libertad condicional, con una identidad falsa.

Más tarde se descubrió que se había cambiado el nombre de Robin Moult para ocultar su enfermizo pasado. Esta estratagema pudo ayudar a conseguir un nuevo permiso de conducir y un pasaporte con ese nuevo nombre, e incluso una nueva comprobación de antecedentes penales para permitirles el acceso a los niños.

Los valientes hijos de Sarah cumplieron 18 años y renunciaron a su derecho al anonimato para apoyar a su madre, que salió de la cárcel y ahora hace campaña para que se endurezcan las normas que permiten a los delincuentes sexuales cambiar sus nombres.

Uno de sus hijos, Bradley, admitió que en un principio pensó "me quito el sombrero" ante su madre cuando se enteró de que le había apuñalado hasta la muerte. Sus hermanos gemelos dijeron que se sintieron "más seguros" después de su muerte. Reece, que entonces tenía 11 años, dijo que era "agradable saber que estaba muerto".

Una mujer mató al abusador de sus tres hijos: "hice lo que cualquiera haría"

La señora Sands dijo que ahora siente remordimientos por haberlo matado. Dijo: "Yo traigo vida al mundo. Nunca se me ocurrió que sería culpable de quitarle la vida a una persona". Pero dijo a BBC: "Para los pedófilos, si tocas a los niños, tiene que haber consecuencias". Y esconderse detrás de los cambios de nombre... hay que quitárselo. Hay que quitarles el derecho a cambiar de nombre".

La señora Sands fue condenada por homicidio involuntario, pero absuelta de asesinato porque se consideró que había perdido el control. Fue encarcelada durante siete años y medio y más tarde diría: "Hice lo que cualquier madre haría".

Se descubrió que Pleasted, considerado por la familia como un vecino amable y servicial en su finca del este de Londres, se había cambiado el nombre de Robin Moult para ocultar un largo pasado de delitos contra los niños. La señora Sands incluso cocinaba y cuidaba de él, sin saber que abusaba de sus hijos. No se sabía públicamente que sus hijos habían sido víctimas de Pleasted cuando fue encarcelada debido a su derecho al anonimato. Dijo que en un principio pretendía amenazar a Pleasted, que estaba en libertad bajo fianza a la espera de juicio, para que se declarara culpable y sus hijos no tuvieran que declarar ante el tribunal.

Una mujer mató al abusador de sus tres hijos: "hice lo que cualquiera haría"

Ella dijo al tribunal que quería asustarlo - pero lo atacó cuando el abusador afirmó que sus hijos lo estaban inventando todo. Dijo: "Me di cuenta de que había cometido un gran error. No se arrepintió de ninguna manera. Me dijo 'tus hijos mienten'. El mundo entero se congeló. Yo tenía el cuchillo en la mano izquierda y recuerdo que él trató de agarrarlo". Ella insiste en que nunca tuvo la intención de matar al pedófilo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!