BÉLGICA - Maëlle, una joven de 17 años de Walcourt, Bélgica, murió el pasado jueves tras sufrir un shock tóxico causado por el uso de un tampón. La  madre de la adolescente denunció en varios medios belgas que  el diagnóstico llegó tarde, ya que en un primer momento, los médicos creyeron que se trataba de una gastroenteritis.

Maëlle regresó del gimnasio el lunes 6 de enero alrededor de las 20:30 y sobre las 23 comenzó a tener fiebre, náuseas y vómitos. El primer médico que la atendió aseguró que se trataba de una gastroenteritis, pero el martes por la noche la joven comenzó a tener problemas de visión y la tensión muy baja. Los padres llamaron a una ambulancia que la llevó al hospital.

Tras entrar en un estado de deshidratación severa, la joven fue trasladada a cuidados intensivos de otro hospital, donde finalmente le diagnosticaron el shock tóxico, aunque ya era demasiado tarde para Maëlle.

El síndrome de shock tóxico (SST) es una enfermedad poco frecuente, pero muy grave, causada por una toxina producida por algunos tipos de bacterias estafilococos. Los primeros casos descritos afectaban a mujeres que estaban utilizando tampones durante sus períodos menstruales. Sin embargo, hoy en día menos de la mitad de los casos están asociados al uso de tampones. El síndrome de shock tóxico también puede ocurrir con infecciones cutáneas, quemaduras y después de una cirugía. Además, puede afectar a niños, mujeres posmenopáusicas y hombres.

Sus padres escribieron un mensaje en Facebook en el que se despiden de ella y se quejaron de la impericia médica: "Nuestra Maëlle, de 17 años, una gran deportista, llena de vida y proyectos, nos dejó en menos de 48 horas".