Con el salto de un 7% que dio la inflación en julio último, la medición que realiza el organismo nacional determinó que una familia compuesta por dos adultos, una hija y un hijo necesitó, en la zona de Buenos Aires, más de 111.000 pesos para no quedar por debajo de la línea de pobreza.

Ese mismo umbral, en Comodoro Rivadavia, podría proyectarse a partir de la medición de junio realizada por el Observatorio, que había ubicado el costo de la canasta básica total en 120.107 pesos, mientras que la línea de indigencia, es decir los gastos destinados exclusivamente a alimentos, se registraba en ese mes en 53.671 pesos.

Se necesitan más de 4.000 pesos por día para gastos generales y 1.800 sólo para comer

Proyectando el incremento registrado por el INDEC, del 7% en julio comparado contra junio (en realidad, la Patagonia midió 8% de inflación mensual, por encima del 7,4% registrado en el promedio de todo el país), la canasta básica total se elevaría hasta los 128.514 pesos, lo que representa un gasto promedio de 4.145 pesos por día.

Aplicando el incremento del 6,3% que midió el INDEC para la canasta básica alimentaria, entonces la línea de indigencia en Comodoro se habría elevado en julio hasta un valor del orden de los 57.000 pesos.

Este es el monto que la misma familia, integrada por un hombre y una mujer adultos, más una hija de 14 años y un hijo de 8 años, necesitaría sólo para comer todo el mes, sin costar otros gastos del hogar. Prorrateado en 31 días, significaría un gasto de 1.838 pesos diarios sólo destinados para comer, en tanto el grupo familiar que no reúne ese ingreso mínimo queda considerado en situación de indigencia.    

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!