SUECIA - Millones de personas en el mundo reconocen su imagen, con su cabello trenzado, su mirada profunda y sobre todo, su pasión. Desde que la adolescente sueca Greta Thunberg inició su protesta, más de un millón de niños y adolescentes en más de 100 países se han unido a las huelgas escolares por el cambio climático.

Cuando los políticos le preguntan a Thunberg si no debería mejor estudiar y prepararse, y no faltar al colegio, ella responde: "No queda tiempo para eso. ¿De qué sirve aprender si no vamos a tener un futuro?".

En sus vacaciones de Pascua Greta realizó una gira por Europa en tren -se rehúsa a viajar en avión para reducir su huella de carbono- y tuvo un encuentro con el papa Francisco. También habló ante el Parlamento Europeo y este martes se reunió con líderes de diferentes sectores políticos en el Parlamento británico en Londres.

En diálogo con la BBC, Greta reconoció que sola no pondrá cambiar la mentalidad de los políticos, pero "juntos con este movimiento de huelgas escolares y muchos otros movimientos, definitivamente podemos lograrlo".

Se sorprende que lo que comenzó como una protesta solitiaria ahora es "un movimiento enorme, más de 1,6 millones de estudiantes participaron en huelgas escolares por el cambio climático en el mundo".

Londres, Greta habló durante la protesta Extinction Rebellion, y ese grupo bloqueó calles y puentes exigiendo acciones urgentes contra el calentamiento global. Aunque en Argentina cortar calles y bloquear accesos es algo de todos los días, en europa es una medida bastante inusual y radicalizada. En este sentido, la joven consideró que "una acción no violenta creo que puede hacer una diferencia, puede hacer que la gente se vuelva más consciente de la situación, de que estamos en una emergencia, que enfrentamos una crisis existencial".

"Tenemos que entrar en pánico, salir de nuestra zona de confort, debemos darnos cuenta de lo que está pasando. Si tu casa se está prendiendo fuego y quieres evitar que se vuelva ceniza eso requiere un nivel de pánico. No te sientas a hablar sobre tu seguro o sobre cómo vas a reconstruirla. Harás todo lo que esté a tu alcance para extinguir el fuego", ejemplificó la adolescente.

Greta considera que para frenar el cambio climático, los políticos deben escuchar a la ciencia. "Que oigan a los científicos y los inviten a un encuentro, ellos tienen muchas soluciones y saben qué acciones debemos tomar", propuso durante la entrevista con la BBC.

"Como individuo, lo más importante es que te informes sobre la situación y que hables con la gente y esparzas el mensaje, porque una vez que comprendes la magnitud de las consecuencias climáticas y ecológicas de esta crisis, entonces sabes qué debes hacer y qué hábitos debes cambiar", enfatizó, aunque reconoce que "los cambios a nivel personal hacen una diferencia, pero no tan grande como la que tendrían los cambios a nivel nacional."

"La mayor parte de las emisiones de gases de invernadero no son generadas por individuos, sino por corporaciones y Estados. Pero ningún país en la actualidad está haciendo lo necesario", lamentó.

Greta escuchó la frase "cambio climático" cuando tenía 8 años, en la escuela. La joven, que tiene asperger, quedó impactada. A los 11 años sufrió depresión, causada en parte por la crisis ecológica y esa sensación de que "todo estaba mal y nada estaba sucediendo para cambiarlo, así que nada valía la pena", explicó.

"Fue el pensamiento de que sí puedo hacer una diferencia, que puedo hacer tanto más con mi vida que simplemente deprimirme" lo que la ayudo a lidiar con ello y la puso en el camino que ahora recorre.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!