ESCOCIA (ADNSUR) - Un joven de 25 años falleció tras una larga lucha contra un tumor cerebral, que terminó expandiéndose al resto de su cuerpo. Y apenas 15 minutos más tarde de la muerte del chico, su mascota también decidió partir.

La conmovedora historia ocurrió en una vivienda de Conagham en Clackmannanshire, Escocia, donde Stuart Hutchison había decidido mudarse para pasar sus últimos días en familia: su esposa Danielle, de 22 años, y sus tres perros Nero, Amelia y Nala.

Stuart fue diagnosticado con un tumor cerebral hace ocho años. Durante ese tiempo, el joven pasó por varias operaciones y sesiones de quimioterapia que le permitieron disfrutar de algunos períodos de mejoría. Pero en julio, la enfermedad comenzó a afectar uno de los brazos del joven y el cáncer había ocupado todo su cerebro y logró expandirse a sus huesos y pelvis, indicó Crónica.

En su casa, rodeado de sus seres queridos, el joven falleció el pasado 11 de agosto. A pesar de la dolorosa pérdida, no estaban preparados para que apenas 15 minutos después de su muerte, su mascota también muriera. Nero era el perro que siempre estaba con él”, indicó su mamá  sorprendida y conmocionada. Y estimó que  su hijo murió alrededor de las 13.15 mientras que el bulldog francés lo hizo a las 13.30 por causas que aún nadie logra explicar.