Anthony Loffredo es un hombre francés que decidió transformar su cuerpo a través de tatuajes en cada espacio de su piel con el objetivo de convertirse en un "alienigena negro". En el trayecto, llegó a amputarse dos dedos de su mano izquierda para que se pareciera a una garra.

Tuvo su momento de fama y fue viral por este hecho. Sin embargo, atraviesa una crisis ya que no logra encontrar un trabajo formal: “No puedo encontrar, hay muchas cosas negativas. Puede ser positivo porque te sentís mejor, pero tenés que saber que también hay un lado oscuro”, comentó.

“Es una lucha de todos los días, porque todos los días encontrás gente nueva que no entiende, que quiere juzgar”, señaló en referencia a las personas que lo cruzan por la calle. 

“Así es la vida, no todos entienden todo. Como yo, que no entiendo muchas cosas de mucha gente. No podés juzgar a alguien, nadie sabe qué hay dentro de la cabeza de alguien, por qué está haciendo eso, necesitás hablar con esa persona”, agregó.

Según narró en un podcast con Club 113, comenzó a tatuarse a los 27 años y lleva siete acumulando fanáticos y seguidores en todas partes del mundo. En su perfil de Instagram (”Black Alien Project Evolution”) acumula más de 1.2 millones de seguidores.

El antes y después del "Alien negro"
El antes y después del "Alien negro"

“Soy un tipo normal, tengo familia. Me gusta que me miren como un tipo normal, con trabajo, con familia, que tiene una amiga, novia, todo eso. Eso es lo que me hace normal”, añadió.

Por último, no descarta realizarse una amputación de una de sus piernas y le interesó la idea de implementarse un chip en su cuerpo. "Todo lo que es el futuro y la tecnología me llama la atención", culminó Loffredo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!