El hecho ocurrió el pasado miércoles 13, pasadas las 21 horas en la ciudad de Rosario, Santa Fe. Allí, un hombre de 70 años se defendió de un robo y mató a tiros a un delincuente de 19 años, hiriendo a otro. Para el fiscal de la causa se trató de "un caso de legítima defensa”, informaron las fuentes judiciales.

En el acceso a la autopista hacia Córdoba, dos jóvenes ubicados sobre el puente Wilde, lanzaron piedras a los vehículos con el objetivo de dañarlos o reventar neumáticos para obligarlos a detener su marcha. Si lo conseguían, estaban dispuesto a robarles. Un automovilista sufrió este vandalismo y resultó ser un anciano.

Los ladrones lograron frenar a un Peugeot 308 en el cual viajaba este hombre junto a otro acompañante. El anciano, que portaba una pistola calibre 9 milímetros, enfrentó a balazos a los jóvenes. Según indicó Mdzol, uno de los delincuentes tenía un revólver en su poder.

Posterior a la muerte del maleante, el fiscal de la unidad de Homicidios Dolosos Ademar Bianchini señaló en declaraciones a la prensa que en principio se trata de un “caso de legítima defensa”.

Por otra parte, remarcó que el hombre protagonista del asesinato del joven, será imputado por "portación ilegal de arma de fuego", ya que no tenía la documentación necesaria para transportar el arma con la que declaró que hizo los disparos.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!