MUNDO (ADNSUR) - Olly Spencer, de tan solo 7 años, está dando la vuelta al mundo con una iniciativa que conmovió a todos. A pesar de su corta edad, tomó una decisión que muy pocos menores tomarían: "Le pregunté a mi mamá si podía afeitarme la cabeza, así Tommy no sería el único niño en la escuela sin pelo", cuenta al diario local Leicester Mercury. Dicho y hecho. Olly se rapó la cabeza y, desde entonces, son inseparables.

A Tommy-Lee Hetherington le diagnosticaron leucemia el pasado año. Desde entonces, la vida de este pequeño no es como la de cualquiera de sus amigos. Y, como sucede a muchos enfermos de cáncer, la pérdida del cabello supone un signo evidente difícil de asumir. Por suerte, tras superar algunos momentos muy difíciles, ahora está en remisión. "Los médicos nos dijeron que su tratamiento durará tres años y medio", cuenta Kelly, madre del pequeño y agrega, "pero él sigue siendo un niño muy feliz y positivo. Me sorprende todos los días".

Kelly asegura sentirse sorprendida con la decisión de Olly. "Estamos muy orgullosos de Olly, no solo por ser tan valiente y atrevido a su corta edad, sino también por apoyar a su amigo de una manera que solo los verdaderos amigos pueden hacer".

FUENTE: DIARIO UNO

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!