Un estudio reveló que la libido de las mujeres aumenta si comparten las tareas domésticas con sus parejas (en el caso de ser heterosexuales). El desequilibrio en los asuntos domésticos continúa siendo notorio, y muchos varones sienten el deber de “colaborar” en esa carga, sin dar cuenta que el asunto les corresponde naturalmente y debe ser compartido de forma igualitaria ya que son adultos que también forman parte del hogar. 

Numerosos estudios sobre la salud mental que se realizaron desde el inicio de la pandemia por Covid-19 advierten acerca del aumento de la ansiedad, entre otras afecciones, pero también señalan que las mujeres vieron crecer sus obligaciones en las tareas domésticas, generando una sobrecarga mental que produce agotamiento, y ansiedad. 

Un estudio reveló que la libido de las mujeres aumenta si los hombres hacen su parte en las tareas domésticas

Las psicólogas Simone Buzwell y Eva Johansen de la Universidad Tecnológica de Swinburne, Australia, publicaron una investigación en Journal of Sex Research, en la que exploraron cómo el deseo sexual de las mujeres baja si existe una situación de injusticia en el reparto de las cargas.
“Decidimos explorar cómo la carga mental afecta las relaciones íntimas. Nos enfocamos en el deseo sexual femenino, ya que el ‘bajo deseo’ afecta a más del 50% de las mujeres y es difícil de tratar”, explicaron.

Los resultados apuntaron a que las mujeres que se encuentran en relaciones igualitarias tanto al trabajo doméstico como a la carga mental, “están más satisfechas con sus relaciones y, a su vez, sienten más deseo sexual que aquellas en relaciones desiguales”.

Las especialistas explicaron que las relaciones y los vínculos son especialmente importantes para el deseo femenino: la insatisfacción en las relaciones puede ser un factor de riesgo importante para el bajo deseo sexual en las mujeres, incluso más que los impactos fisiológicos de la edad y la menopausia. 

“Nuestra investigación reconoció los matices del deseo de las mujeres y su fuerte conexión con la calidad de la relación al explorar cómo la equidad en las relaciones podría afectar el deseo”, dijeron las especialistas australianas.

La investigación sumó a 299 mujeres voluntarias, todas ellas de Australia, a quienes se les pidió responder un cuestionario sobre el deseo y sus relaciones. Sus edades iban de los 18 a los 39 años.

Entre las preguntas había algunas que buscaba precisar su evaluación acerca de las tareas del hogar, la carga mental —quién organiza las actividades sociales de la familia, quien administra el dinero, etc.— y quién tiene más tiempo libre entre los dos integrantes de la pareja.

Una vez que tuvieron en sus manos las respuestas, las dividieron en tres grupos, según sus relaciones:
1- Relaciones de “trabajo igualitario” en las que las mujeres percibían que estaban compartiendo el trabajo de manera equivalente con sus parejas.
2- Relaciones que llamaron de “trabajo de mujeres”: cuando sintieron que trabajaban más que su pareja.
3- Relaciones que nominaron “trabajo de pareja”: cuando sus parejas aportaban más que ellas en el trabajo del hogar.

“Luego exploramos cómo estas diferencias en la equidad de la relación impactaron el deseo sexual femenino”.

“Las mujeres que calificaron sus relaciones como iguales también informaron una mayor satisfacción en la relación. El grupo de trabajo del socio (cuando el hombre trabajaba más) era demasiado pequeño para sacar conclusiones sustanciales”, agregaron.

“Sin embargo, el grupo de trabajo de mujeres (las que trabajaban más) estaba menos satisfecho con sus relaciones en general”, concluyeron.

LAS PAREJAS DEL MISMO SEXO
Según un estudio realizado en 2017 en el Reino Unido y Australia, las parejas del mismo sexo tienen relaciones más equitativas. Sin embargo, “encontramos el mismo vínculo entre la equidad y el deseo de las mujeres en las relaciones del mismo sexo, aunque fue mucho más fuerte para las parejas heteronormativas”, dijeron las expertas.

UNA FORMA DE SUPERAR EL BAJO DESEO SEXUAL
Buzwell y Johansen sugirieron que “una respuesta al bajo deseo en las mujeres podría ser abordar la cantidad de trabajo que tienen que asumir en las relaciones”.

“El vínculo entre la satisfacción de la relación y el deseo sexual femenino se ha establecido firmemente en investigaciones anteriores, pero nuestros hallazgos explican cómo funciona esta dinámica: el sentido de justicia de las mujeres dentro de una relación pronostica su satisfacción, lo que tiene repercusiones en su deseo por su pareja”, resumieron.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!