COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Marcelo es inspector de acueducto y Susana, docente de Ciudanía y Lengua. Ambos por estos días sienten un orgullo especial y tienen verdaderos motivos. Su hija menor, Teresita (16), como ellos le dicen, se encuentra en Bolivia participando de las Olimpíadas Iberoamericanas de Biología, disciplina en la que su hijo mayor, Josué (17), obtuvo la medalla de bronca a nivel internacional.     

Marcelo y Susana son los padres de los hermanos olímpicos de Chubut, dos jóvenes amantes de la biología que dan que hablar en el mundo académico. En Julio, Josué, que cursa su 6to año y es abanderado en el Instituto Gobernador Fontana de Sarmiento, viajó a Hungría y representó al país en la competencia académica que reunió a jóvenes de 72 países. 

Una vez en Argentina, cuando viajaba desde Buenos Aires a Comodoro, contó a ADNSUR que haber obtenido una medalla en la disciplina que ama “fue uno de los momentos más emocionantes de mi vida”. 

Por estos días es el turno de María Teresa, Teresita. La joven estudiante, que cursa 5to año en el mismo instituto, participa de las Olimpíadas Iberoamericanas de Biología, integrando el equipo argentino junto a Lautaro Gómez de Tandil y Alejo Melfi de Rosario. 

Allí enfrentan a los 43 representantes de Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Portugal, Brasil, Cuba, España y Perú.

Para estar en Cochabamba, Teresita atravesó junto a su hermano un duro camino que inició en esta región y luego continuó en Córdoba, donde el año pasado los chicos ganaron las olimpiadas nacionales junto a Abril Bertuzzi.

Haber obtenido el oro luego de superar dos exámenes teóricos y otros dos prácticos le permitió al grupo competir en forma individual en la instancia internacional que se desarrolló en marzo. En ese nivel Josué clasificó en forma directa a la competencia de Hungría. Mientras que Teresita obtuvo un lugar en las olimpiadas Iberoamericanas.

Por estos días la joven está rindiendo en Bolivia y no puede usar celular, uno de los requisitos de la organización. El viernes recién podrá volver a tener señal. Mientras tanto, rinde cada uno de los exámenes con el objetivo de obtener una medalla. 

EL ORGULLO DE LA FAMILIA

Este no es el único mérito de la joven, en virtud de que, además de ser buena estudiante, es una destacada jugadora de hockey. Teresita forma parte de la Selección Austral Sub 16 y ahora fue convocada a la Sub18 que a mediados de mes viajará a Salta para disputar el campeonato argentino.  

Susana, su madre, en diálogo con ADNSUR, no ocultó su felicidad por este momento que vive la familia. “Ella es una personita íntegra. Todo esto implica entrenamiento y esfuerzo, y como padres estamos admirados de su compromiso y su dedicación. Es una persona es admirable”, indicó.

La mujer admite que el logro de Josué y Teresita es la coronación de un proyecto de vida como padres y como hijos. “Cuando formamos nuestra familia y decidimos tener hijos apostamos a la educación integral. Uno los acompaña desde el vientre materno pero cuando llegan a la Secundaria empiezan a volver solitos y ellos solos se comprometieron. Esto les abrió el mundo de la ciencia. Ellos libremente eligieron; nosotros sólo los acompañamos”, valoró.

Susana agradeció a Marina Medina, la docente que llevó las olimpíadas al Instituto Gobernador Fontana; a Carolina Gallegos, quien los acompañó en un año de esta trayectoria y a la docente Soledad Pérez Gallo, quien los llevó a capacitarse en diferentes ciudades y los acompañó en las olimpíadas. Por supuesto, tampoco se olvidó del Instituto Gobernador Fontana y de toda su comunidad educativa. 

Y como docente, en medio de los turbulentos días que vive Chubut, aseguró que “la educación es un medio que se tiene que revalorizar”, algo que pudieron hacer sus hijos.