CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Un nene de 23 meses murió al intentar salvar a su perrito mientras se incendiaba su casa. La tragedia ocurrió en Gentry, Arkansas, Estados Unidos.

La casa de la familia Sharp se quemó el sábado pasado por la noche y el nene de casi dos años pudo salir a tiempo junto a sus padres pero, en un descuido, entró raudamente a la casa para buscar a su perrito y salvarlo de morir calcinado.  

Los padres no pudieron hacer nada y los bomberos encontraron, cuando apagaron finalmente las llamas, los cuerpitos del bebé y el perro abrazados. El animal estaba sobre el cuerpo del nene, como demostrando que quiso protegerlo hasta el último momento, según informó el jefe de bomberos de Gentry, Vester Cripps.

"Vuela alto bebé. Sos profundamente extrañado y amado. Sabemos cual es tu nuevo hogar y nos destruye que te fueras tan pronto. Pero mamá y papá, y todos tus hermanos y familia, te quieren mucho", expresó el papá del bebé fallecido. 

Por su parte, la mamá de Loki, escribió: "Sólo quiero parar aquí. Aprecia cada momento que estés con tus hijos. ¡Te amamos Loki y sabemos que estás en un lugar mejor!".

Los amigos y familiares de los Sharp han organizaron eventos para recaudar fondos para cubrir los gastos del funeral del nene y para que la familia pueda acceder a una nueva vivienda que perdió todo en el incendio que se cree fue causado por un circuito sobrecargado.

"No sólo perdieron sus pertenencias sino también un niño precioso", dice la descripción de un evento de recaudación de fondos en Facebook. "Necesitamos todas las donaciones que podamos obtener. Lo que sea que tu corazón pueda entregar. Lo último que queremos es que la familia se preocupe del dinero durante este momento tan difícil". 

También lanzaron una página en GoFundMe para recibir donaciones para la familia. Para el funeral se necesitan 5.000 dólares y apenas se habían recaudado 400, informó Clarín.