Tras el aumento anunciado por YPF desde este lunes 14 de marzo, seguido luego por todas las operadoras, los combustibles en Comodoro Rivadavia actualizaron valores que van desde los 91,10 pesos en la nafta Súper, hasta los 128,10 en el diesel grado 3, por lo que ambos productos subieron en la ciudad en niveles de un 11 y un 14 por ciento, respectivamente.

El cuadro de nuevos valores en surtidor se completa con la nafta Infinia, que llegó a 119,20 pesos, lo que significa un aumento de casi el 13 por ciento. Y el gasoil de grado 2, que trepó hasta los 105,80 pesos, con un incremento del 11,3 por ciento.

Se trata del segundo reacomodo de precios en lo que va del año, luego del congelamiento de valores que se había fijado desde mayo del año pasado. Como YPF marca la tendencia del mercado, las demás operadoras ya comenzaron a anunciar también la readecuación en sus precios. 

Tres claves de por qué podrían volver a aumentar las naftas: la rentabilidad de las estaciones, acuerdo con el FMI y el precio del petróleo

¿Por qué los precios siguen hacia arriba?

1) Rentabilidad de las estaciones de servicio

 A raíz de los meses en que los precios no tuvieron cambios, entre mayo y febrero, las estaciones de servicio denunciaron pérdidas de rentabilidad muy fuertes, ya que al mismo tiempo que los surtidores se mantenían quietos, los costos fijos seguían creciendo, como los salarios, insumos, etc. Desde esa línea argumental, los empresarios del sector, con más visibilidad a nivel nacional, salieron a plantear que el retraso acumulado era cercano al 25 por ciento, hasta febrero último. Con las dos últimas actualizaciones, esa brecha se podría haber reducido, pero a mediado de febrero, “pasaron cosas”…

2) La invasión de Rusia a Ucrania

El conflicto bélico que tiene al mundo al borde una tercera guerra mundial provocó, desde su inicio a mediados del mes pasado, un alza inusitada en los precios del petróleo y el gas, que de por sí ya traían tendencias alcistas, como consecuencia de medidas adoptadas tras la histórica caída de valores de la pandemia, durante 2020. Si bien en el país se aplica una política para diferenciar el precio internacional del petróleo respecto de los combustibles en el mercado interno, las tensiones hacia la suba son inevitables.

El presidente de YPF, Pablo González, había reconocido en noviembre último, en una entrevista con ADNSUR, que si se alinearan las naftas con el valor internacional, en ese momento el valor debería ascender a unos 170 pesos por litro. Vale recordar: hace sólo 4 meses atrás, el litro de nafta súper valía 75 pesos en Comodoro Rivadavia y el crudo cotizaba a 81 dólares por barril, mientras que el promedio de marzo podría terminar en unos 20 dólares por encima. Aunque los precios internos no se alinearán totalmente con los externos, los reacomodos parciales se aplican como ‘válvula de escape’ para mantener la ecuación en equilibrio para las petroleras, al mismo tiempo que el gobierno busca evitar que se dispare la inflación. Ese desfase con el mercado externo mantiene a la Argentina con precios de combustibles más bajos que en el resto de la región. Obviamente, los consumidores ven deteriorado su poder adquisitivo, que no se actualiza al mismo ritmo que la inflación.

3) El acuerdo con el FMI

Entre los compromisos adoptados con el FMI se apunta a reducir el déficit. Para eso es necesario subir la recaudación. Una de las formas que tendría en estudio el gobierno, según han planteado legisladores nacionales de la oposición, es modificar el actual impuesto sobre los combustibles, que en el gobierno anterior se transformó en un valor fijo, en pesos, revisable cada tres meses de acuerdo con la inflación. Ese instrumento fue una de los que utilizó el gobierno para controlar los precios el año pasado, al postergar sucesivamente las revisiones trimestrales de ese impuesto. Ahora se apuntaría a volver a un monto porcentual sobre el litro de nafta, lo que garantiza una recaudación automática, sin riesgo de desactualización.

La medida iría en contra de una de las propuestas de la OFEPHI, la organización que representa a las provincias productoras de petróleo, entre las que se cuenta Chubut. Preocupado por la pérdida de regalías, el organismo propuso una modificación parcial en la estructura impositiva de los combustibles, cuyo precio se conforma en gran parte (más de un 40 por ciento) por impuestos.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!