En los últimos días aparecieron pintadas en la réplica del dinosaurio más grande del mundo que se encuentra en el ingreso de Trelew. Resulta que un grupo de familias y personas que se fotografiaron con el Patagotitan dejaron su nombre escrito en el ícono de la ciudad del Valle.

En las extremidades del coloso se alcanza a leer la inscripción "Familia Pugh" y la fecha en que visitaron el sitio como si quisieran dejar inmortalizado ese momento. También imprimieron su marca otras personas como "Jorge, Lauti, Valen y Zoe" con la fecha en que visitaron el Dinosaurio.

Además, se pueden leer declaraciones de amor y otros mensajes escritos sin maldad, pero con sobrada imprudencia.

Una vecina de Trelew condenó con ironía estos hechos vandálicos al compararlos con el resonante caso de la "Familia Gómez" que dejó amistosamente su marca en el cartel de ingreso a Esquel con el dibujo de una carita feliz.

Tweet de ᴬⁿᵃ ᴸᵃᵘʳᵃ ᴳᵒⁿᶻᵃˡᵉᶻ

"De los creadores de la Familia Gómez", ironizó Ana Laura Gonzáles en sus redes sociales al fotografiar estas inscripciones como si fuera una capítulo más de una saga interminable de hechos vandálicos que hoy se replican en toda la provincia ya sea por malicia, imprudencia o ignorancia.

No es la primera vez que la réplica del Dinosaurio más grande del mundo es "intervenida". A fines del año pasado, un grupo de jóvenes destruyó los paneles solares que la Municipalidad había colocado para iluminar al coloso de la Ruta 3.

Por otro lado, cabe recordar que esta semana apareció vandalizado con pintadas el "Kiosco" histórico de la plaza Independencia. Esto llevó a que autoridades municipales denunciaran en la Justicia que hay menores vagando hasta altas horas de la noche sin ningún tipo de control de sus padres.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!