CÓRDOBA (ADNSUR) - Martín tiene esclerosis lateral amiotrófica (ELA) desde hace dos años. Es ingeniero electrónico y tiene 43 años.Trabaja ocho horas diarias para una empresa de desarrollo web de Estados Unidos, va a rehabilitación todos los días y, además de jugar con sus hijas, se ocupa del desarrollo de una aplicación para personas con dificultades en el habla. Con la ayuda de su familia y la de una silla de ruedas con tecnología incorporada, puede realizar todas esas actividades.

El flamante ganador del Cordobés del Año 2019 cree que su candidatura ya fue un premio a sus allegados: “Este reconocimiento es para los que me ayudan a mí a diario. Mi esposa, mis hijas, mi familia, el colegio en el que doy clases. Sin ellos no podría hacer nada”, cuenta en el comedor de su casa rodeado de fotos de sus hijas, Geraldine (6) y Ernestina (4).

“Me tomé la enfermedad como una posibilidad para ayudar a alguien. A veces queremos hacerlo y no sabemos cómo”, dijo Martín cuando se le preguntó qué lo motivó a desarrollar una aplicación para niños y adultos con dificultades en el habla.

Para su esposa, Mónica Baffico, el premio es un reconocimiento a lo que Martín hace y una posibilidad para que la aplicación llegue a más personas que lo necesitan. Cboard es el nombre de la app que desarrolló Martín junto a un ingeniero israelí que, a través de pictogramas, permite tanto a niños como a adultos con dificultades en el habla poder comunicarse con su entorno. Se encuentra disponible de manera gratuita en las tiendas de Google Play y de Apple Store, está traducida a 38 idiomas y prevé adaptaciones de los pictogramas según la cultura y el entorno de un niño. 

FUENTE: LA VOZ