SALTA (ADNSUR) - A sus 80 años, Adelma Méndez decidió finalizar la escuela primaria, y no solo la terminó sino que fue elegida abanderada. "A pesar de mis años avanzados quise terminar la escuela", cuenta esta madre de 7 hijos, abuela de 25 nietos y bisabuela de 18 niños, que se convirtió en un modelo a seguir para los más chicos de la casa como también para aquellos que sienten que todo es demasiado tarde.

Adelma cursó en la escuela nocturna de 19 a 22 hs y recibió el diploma junto a su familia. Emocionada, la mujer oriunda del interior de Salta reveló que el camino para finalizar los estudios no fue fácil. "Lo que más me costó fue lengua, por tener que volver a estudiar las reglas ortográficas", confesó.

Según publica La Nación, la estudiante contó con orgullo que el esfuerzo y la voluntad fueron indispensables "Tuve la oportunidad y lo hice. ¿Cómo no lo iba a hacer".

Adelma Méndez quería poder ayudar a sus nietos con las tareas, lo cual se dificultaba por los cortos estudios que había alcanzado en su infancia. "Apenas había terminado quinto grado, en mi vida me dediqué a criar a mis hijos y nietos", comentó. Entonces, cursó durante las noches en la Iglesia de la ciudad de Orán y llegó a ser la abanderada con el promedio más alto del aula satelital Núcleo 1.