CAPITAL FEDERAL - Susana Giménez ha decidido responderle, pero de manera judicial, al dirigente social Raúl Castells, quien el mes pasado la trató de prostituta y nazi en declaraciones públicas, después de los dichos sobre la pobreza que había hecho la diva desde Punta del Este. 

Sucedió el 13 de enero, cuando Castells -líder del Movimiento Independiente de Justicia y Dignidad- marchó hacia el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Fue un repudio a las declaraciones de Susana: "El MIJ marcha a reclamar semillas, gallinas ponedoras y pollos bebes en repudio a la tarada de Susana Giménez, a la prostituta oficial de la Argentina. Este medio siglo que se cree que puede insultar a 20 millones de trabajadores ocupados y desocupados", apuntó él.

Ese mismo día, invitado al programa "Intratables", amplió sus consideraciones sobre la conductora. "Es un insulto pro nazi", arrancó diciendo sobre las palabras de Susana. Y agregó: "No tenemos respeto para ella. Que se retracte de lo que dijo. Nuestro respeto por todas las mujeres que están en la prostitución en nuestro país. Lo que sentimos es un agravio para 20 millones de trabajadores de este país. Que nos respeten". 

 

Es que en Punta del Este, la diva fue consultada por movileros sobre la situación del país, y había expresado: "Todo mi deseo es para Argentina, que se solucione todo de una vez. Quiero que dejen de hablar de pobreza y si hay pobreza que ¡la gente vaya al campo! Nosotros siempre fuimos siempre el granero del mundo y hay que enseñarle a la gente, por ejemplo, del norte a plantar, a tener gallinas en el gallinero. Qué sé yo, cosas". 

Susana ya instruyó a Fernando Burlando, su abogado, para que active una demanda contra el dirigente social. Previamente, ya lo había denunciado al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

Fuente: Los Andes