Mariana Ramírez vivía junto a sus tres hijos de 3, 4 y 9 años en una casilla en el barrio Cañadón de Borquez, en la localidad de Esquel, cuando hace dos años un temporal de lluvia la dejó con lo puesto. Su hogar se inundó y se quedaron en la calle. 

Momentáneamente le ofrecieron que viva en la sede vecinal del barrio Ceferino,  pero ya pasaron dos años y sigue viviendo en las oficinas administrativas en las condiciones que puede. 

Su hijo mayor se encuentra viviendo con su padre en la ciudad de Sarmiento, y Mariana pide ayuda para volver a contar con un hogar. 

La mujer comentó a Diario Jornada que hay una promesa de que le van a adjudicar un terreno, pero aún no tiene la documentación, y advirtió que es un espacio al que todavía no llegan los servicios.

Su casa se inundó en un temporal de lluvia y hace dos años que vive con sus hijos en una vecinal

“Soy consciente que la Junta Vecinal debe desarrollar sus actividades”, afirmó sobre los cuestionamientos que recibe por ocupar ese espacio hace ya tanto tiempo. 

Mariana vende ropa, también haciendo lavados y planchados para que no les falte comida a sus dos pequeños hijos.

“Yo no elegí estar así; es una circunstancia que le puede tocar a cualquier persona. No es fácil salir a la calle y escuchar a la gente que me dice que estoy ocupando la sede vecinal. Han roto vidrios de la puerta a pesar de que cuido porque no es mío. Falta empatía”, lamentó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!