COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La ola de la historia de Pierina Sosa y su carta lanzada al mar en una botella desde Comodoro llegó a Australia. Stephen Hockey, el australiano que en una lejana playa de aquel país encontró el mensaje dos años y dos meses después, aseguró en diálogo con ADNSUR  que “encontrar la botella fue un momento brillante. En la playa donde hallé este mensaje es adónde voy a tomar un poco de aire fresco, escuchar música y despejar mi cabeza de todos los problemas. Siempre busco tesoros en la playa entre las conchas marinas, pero un mensaje como este resalta lo enorme que es el planeta y el poder del océano”.

La carta arrojada al mar en una botella desde una playa de Comodoro en 2017, a un año de la muerte de Rodolfo, esposo de Pierina Sosa y padre de dos hijos. Sin embargo, hizo un recorrido que ni la propia familia se hubiera imaginado. Stephen, el hombre que la encontró mientras corría con su perro en una playa de Mont Gamber, relató que “encontré la botella una mañana fría y ventosa a 15 metros de la orilla del mar. Noté que tenía algo adentro y sentí curiosidad. Me tenté para ver qué había adentro. Vi la bolsa y la carta”.

Sostuvo que “vi el mensaje pero no lo entendí porque estaba en español. Reconocí el idioma. Lo vi mucho y vi la fecha. Me di cuenta que había estado navegando mucho por el mar. Cuando llegué a mi casa y recién pude saber cuál era el mensaje”.

Agregó que “sin duda hay algo bueno en este mundo pese a los problemas que enfrentamos. Hay historias de amor que brillan y encienden una luz entre todos los problemas. Con todos los problemas que como personas enfrentamos hay historias de amor que brillan, a pesar de que esa historia de amor tenga algo de oscuridad”.

Sostuvo que “esta no es la primera vez que encontré un mensaje en una botella. Hace muchos años encontré otra en otra ciudad. Era un niño. En esa ocasión, a pesar de que la botella estaba en el mismo lugar en donde la habían arrojado. Por esa historia no es tan interesante como esta”.

El correo de respuesta a la carta llegó dos años y dos meses a la casilla de Pierina, el pasado 19 de mayo. La docente recuerda que estaba en un evento de Romina cuando decidió chequear el correo electrónico. Le llamó la atención que estuviera en inglés y comenzó a mirarlo sin entender su contenido. Hasta que vio la hoja que ellos habían escrito en el asiento de un auto.

Con un traductor online entendió lo que decía. “Stephen me contaba que iba corriendo y que de repente vio una botella en la playa que iba y venía. Le llamó la atención porque vio que algo tenía adentro. Él dice ‘no era solamente una botella, tenía una nylon y cuando me acerque me di cuenta que no solamente era una bolsa de nylon sino que había algo más”.

 “Cuando lo leí en ese momento no podía creer lo grande de haber llegado desde acá hasta Australia, el trayecto que hizo esa botella. Pero sinceramente yo pensé que ‘llegue aunque sea a Rada Tilly’ porque mi hija tiene que ver esto pero nunca imaginé que iba a llegar a Australia”.

Pierina y Stephen siguen en contacto por correo electrónico. Intercambiaron mensajes y fotografías de su familia. Él incluso ofreció devolver la botella y contar la historia para que llegue a más personas.