Este lunes en Dustlik, una localidad de Uzbekistán, una pareja de hermanos tuvo un bebé que nació con ictiosis congénita severa y murió a las dos horas de nacer.

El Ministerio de Salud informó sobre el problema de salud con el que nació el pequeño, además de otros problemas que serían “potencialmente mortales” cuando su madre dio a luz con tan solo 35 semanas de embarazo.

Los médicos intentaron salvar la vida del bebé pero no lo lograron ya que el pequeño estaba muy comprometido.

Explicaron que “en medicina está comprobado que, en la mayoría de los casos, los niños nacen con diversos defectos genéticos si se trata de un matrimonio de parientes cercanos”, como lo es en este caso.

Son hermanos, tuvieron un hijo y murió a las dos horas por un defecto genético

La ictiosis congénita es un trastorno hereditario que lo que provoca son picores en la piel seca y tiene una apariencia algo escamosa y áspera, además de una tonalidad de color rojo. Entre los síntomas que presentan las personas que padecen esta enfermedad, se encuentran los desmayos, aunque mayormente afecta a la piel.

La enfermedad con la que nació el bebé suele detectarse porque las alteraciones de la piel son visibles. El tratamiento pata este trastorno suele realizarse con cremas que provoquen que la piel se humedezca.

El caso de este bebé tiene la peculiaridad de que procede de padres que son hermanos, por lo que el riesgo de haber nacido con dicha enfermedad se incrementó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!