COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Durante todo el fin de semana Claudio Beaulieu y Gustavo Aguilar, propietarios de Buena Vida Restobar, trabajaron para poder lograr su objetivo solidario: aprovechar la mercadería que les quedó por la cuarentena del coronavirus y darles de comer a médicos y enfermeros que por estos días trabajan en la prevención sanitaria.

Este lunes, luego de las gestiones realizadas desde el sábado ante las autoridades sanitarias de la ciudad, los emprendedores comenzaron a entregar las viandas a quienes trabajan en la guardia de los hospitales de Rada Tilly, Diadema y Alvear, y las bases de ambulancias que el 107 tiene en el barrio 30 de Octubre y en Standart Norte.

Según contó Claudio a ADNSUR, el objetivo es ayudar a quienes están sosteniendo el sistema sanitario con todo lo que ello implica. Por esa razón, ellos dos junto al chef del lugar cocinarán el almuerzo y la cena, y un patrullero las repartirá en los distintos lugares.

Lo más valioso de todo esto, es que realizan la actividad solidaria mientras el resto está cerrado y todos sus empleados cumpliendo el aislamiento social, ya que consideran que no es justo que trabajen mientras los dueños cumplen la cuarentena.  

Claudio explicó a ADNSUR: “esto lo vamos a poder hacer hasta que podamos, por lo menos toda la semana. Está el personal médico y enfermeros”.

Gustavo, en tanto, valoró la posibilidad de poder realizar esta acción solidaria, principalmente porque tiene muy buenos recuerdos de la atención que recibió cuando sufrió un accidente que lo obligó a ser asistido por el sistema sanitario.

“Es algo que sentimos en el corazón, de ayudar. No somos empresarios millonarios, somos emprendendores que recién estamos arrancando, pero ya que no podemos colaborar con medicaciones podemos aportar nuestro granito de arena”, explicó, valorando el trabajo de los médicos y enfermeros.