COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR)- El aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus modificó distintos aspectos de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, el lado más humano sigue estando presente. Este es el caso del personal policial de la Comisaría del barrio de Diadema, que en cada patrullaje de rutina, aprovecha a realizar entrega de paquetes armados con alimentos para superar esta cuarentena.
 
Este trabajo está hecho en conjunto con las Carmelitas descalzas. Ellas son las que se encargan de armar cada paquete, con sus respectivos alimentos, y tienen identificados a los vecinos que no tienen trabajo o no tienen como solventar los gastos alimenticios. Por eso, hacen entrega a la policía, donde les dan un listado para que repartan entre los que más lo necesitan.