Sebastián tiene 27 años y sobrevivió al virus que amenaza a la cordillera.

ESQUEL (ADNDUR) -  Perdió a su padre y dos de sus hermanas por el brote de hantavirus que afecta a Epuyén. Sebastián Valle tiene 27 años y lo único que quiere es que todo termine para comenzar una nueva vida.

Este sábado el joven dialogó con La Nación y contó cómo atraviesa la tragedia de su familia. "Estoy tratando de mantenerme fuerte por mi madre y mis sobrinos -dice en referencia a los dos hijos de una de sus hermanas fallecidas. De los médicos y enfermeros no tengo nada  que decir, están haciendo lo que pueden. El intendente también, el otro día me preguntó si necesitaba algo, pero no me alcanza nada. Lo que yo quiero es una vida nueva", admitió.

Sebastián estuvo 10 días internado, luego de que cuidó a su padre en el hospital de Esquel y enterró a sus hermanas. Respecto a esos días aseguró que estaba “muy débil, cansado todo el tiempo”.

Ahora solo quiere recuperar su vida y que toda esta tragedia termine para el pueblo que lo vio nacer, y donde piensa trabajar de enfermero una vez que se reciba.