COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/El Análisis de la Noticia) - A pocas semanas de iniciar un nuevo ciclo escolar, incluso con el período de recuperación de contenidos ya comenzado para estudiantes del ciclo secundario, tanto en ámbitos de la empresa Patagonia Argentina como del municipio comodorense, se desconoce qué decisión tomará el Estado provincial con relación al Transporte Educativo Gratuito, ya que sigue pendiente el acuerdo de pago de deuda de 24 millones (la mayor parte, originada en ese sistema creado por ley) y se mantiene la inestabilidad del servicio en cada inicio de mes, ante la perspectiva de paros por falta de pago de salarios a los trabajadores de la transportista.

Más allá de que los funcionarios provinciales vinculados al tema han reiterado en varias oportunidades que el sistema no podrá continuar del mismo modo durante el ciclo 2018, lo cierto es que tampoco se conoce cómo se articulará el nuevo sistema, que ha sido creado por una ley provincial y que demandaría otra norma de similar rango para ser modificado o anulado.

Desde ámbitos municipales se admite que no han recibido información oficial acerca de cómo se articularía un eventual nuevo sistema, aunque advierten que el derecho al boleto estudiantil es uno de los principios recuperados en el reinicio de la democracia, en 1983.

“El municipio de Comodoro mantuvo históricamente este derecho, si no totalmente, al menos con un 50% del pasaje que se reconocía hasta la creación de esta ley provincial, que decidió abonar el 100% del pasaje de estudiantes, docentes y no docentes, a partir de una ley que no se cumple, porque el Estado no cumple con el pago de esa indiscriminada cantidad de pasajes”, señaló uno de los funcionarios locales que sigue de cerca el tema.

En la empresa Patagonia Argentina tampoco se manejan precisiones sobre el cambio de sistema. Sin declaraciones oficiales sobre el tema, se insiste en que la provincia no ha firmado aún el acuerdo de pago de la deuda mantenida con la firma local, por un valor de 24 millones de pesos, de los cuales 16 corresponden al T.E.G y el resto a subsidios que debe abonar la provincia.

En igual sentido, trascendió un dato llamativo: en enero la cantidad de pasajes gratuitos utilizados por jubilados se incrementó fuertemente, ya que de los 2.000 viajes mensuales habituales la cifra casi se duplicó, según refieren allegados a la empresa: el motivo podría originarse en el préstamo de tarjetas Sube cargadas con ese beneficio a estudiantes u otros usuarios que en época estival no cuentan con el transporte gratuito, pero que igualmente pueden utilizarlo ante la falta de un sistema de control eficaz.

El subsidio municipal volvió a aumentar

Conviene no confundir el T.E.G con los subsidios que recibe el transporte público en todo el país. El primero es un sistema de compra de pasajes que la provincia debería pagar por adelantado, según la ley que creó este mecanismo, para que puedan utilizarlos los beneficiarios.

La estructura de subsidios, por otra parte, es anterior a esa ley y está destinada a cubrir una parte de los incrementos de costos del sistema, ya que de lo contrario los usuarios deberían pagar una tarifa de casi el doble que la actual. Por ese concepto, el Estado nacional le aporta a la empresa comodorense alrededor de 12 millones de pesos mensuales, mientras que el Estado porvincial mantiene un aporte fijo de 1.052.000 pesos desde el año 2009.

La diferencia para  cubrir los aumentos de costos es aportada por el municipio, que ha incrementado en los últimos meses su aporte de modo significativo. Según pudo saber ADNSur, en enero el subsidio municipal llegó a 5 millones de pesos, mientras que en septiembre el monto oscilaba los 3,3 millones. El motivo está dado por las subas de costo determinadas por los incrementos salariales (del 8%) y de combustibles, que acaban de redondear un 9% entre diciembre y la jornada de hoy.  Por ordenanza, cada vez que esas y otras variables se incrementen, la comuna debe cubrir el desfase.