COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Desde el Colegio de Arquitectos se emitió un documento sobre las precauciones a considerar en el momento de reingresar a las viviendas afectadas por la inundación. La arquitecta Lorena Moreno especializada en Patologías de la Construcción e integrante de la Secretaría del Colegio de Arquitectura de Comodoro Rivadavia brindó una entrevista a ADNSUR donde planteó la importancia de distinguir entre fisura y grieta, como así también las precauciones vinculadas al gas y electricidad, entre otros aspectos.

El documento del Colegio de Arquitectos surgió porque “uno de los primeros temas que acordamos es la necesidad de acompañar a la comunidad en su regreso a los hogares porque no todos tienen la capacidad de acceder a un profesional de manera rápida”.

Y consideró que uno de los aspectos a tener en cuenta es “la diferencia entre fisura y grieta. Las fisuras son marcas o líneas que aparecen en las paredes o cielorraso que tiene que ver con la parte superficial de los muros y no involucra a todo el espesor por lo que no es grave. Se marca en el reboque o pintura, y es algo muy fino que no tiene casi espesor de profundidad”.

Además, “cuando se habla de grieta ya se habla en una cuestión más preocupante porque es una patología que involucra al muro, piso, cielorraso o techo donde la profundidad es mayor a 3 o 4 cm y puedo ver el espesor del revoque o interior del muro”.

“Dependiendo de las características de la grieta, puede ser grave o no. La grieta si es de poco espesor y tiene un mismo plano, la vivienda no está cerca de un sector con socavones o cárcavas en el terreno, a esa grieta hay que hacerle un seguimiento pero no es de gravedad inmediata para ver si se amplía o aumenta la profundidad”, detalló .

Mientras que “con una grieta de mayor profundidad, sus planos están en distinto nivel y la estructura exterior de los muros por debajo de los cimientos ha habido algún problema donde se ha lavado un poco el terreno. En ese caso habría que llamar a un profesional para que haga un análisis de la situación”, indicó la arquitecta.

A su vez, planteó Moreno que “todas las patologías tienen una patología de origen. Esas grietas están producidas por un movimiento de la estructura general de la vivienda. Si solo la tapamos con un enduido, esa grieta va a volver a aparecer y dependiendo el problema de base hay distintos mecanismos o herramientas”.

INSTALACIONES

Moreno  remarcó que “hay que hacer una primera inspección. Si ingresamos y sentimos el olor a gas, cerrar todas las llaves y comunicarse con un gasista matriculado porque en muchos casos hay muros que se han quebrado y se han llevado puestas las instalaciones. Por lo que puede generar una pérdida de gas”.

“Respecto a la parte eléctrica ocurre lo mismo. Siempre hay que contar con un disyuntor y estaría bueno incorporarlo porque es la protección a las personas. Si hay alguna falla, salta para bloquear a todo el sistema y evita la descarga eléctrica”, indicó.

En otro orden, planteó que en Comodoro Rivadavia “el problema que hemos detectado es que muchas viviendas se fundan sobre plateas que no son nervurada”. Por tal motivo, consideró que “vamos a tener que incorporar algunos elementos para repensar en viviendas sociales y algunos tipos de viviendas prefabricadas con este tipo de plateas”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!