CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - La noticia circuló rápidamente por redes sociales y grupos de WhatsApp con la fuerza de un viral: uno de los tres hombres que se fotografió con el cadáver de Diego Maradona, en la funeraria en la que se preparó su cuerpo para ser trasladado a la Casa Rosada, habría sido asesinado como represalia. Sin embargo, muy pronto se determinó que todo se trataba de una mentira.

Todo trascendió al mismo tiempo que se publicaba que uno de los empleados había perdido perdón por la foto y denunció amenazas, lo que colaboró a darle cierta veracidad a la circulación del video y los audios que daban cuenta del ajuste de cuentas de otro de los protagonistas.

En el video se ve a personal policial trabajando en el momento del hallazgo de un cuerpo dentro de un contenedor, que incluso se ve con el cuerpo completo, acompañado por el audio de quienes lo filmaron.

Además, en paralelo, circularon otros audios supuestamente verídicos sobre mensajes entre barra bravas de Boca Juniors, Argentinos Juniors y allegados a la familia Maradona, en la que mencionaban que "ya está hecho".

De esa forma daban por sentado que uno de los hombres había sido ajusticiado.

Los detalles sobran por tratarse de una noticia falsa, que incluso ganó veracidad porque además se distribuyó como Fake News, dando cuenta que lo había informado un diario de circulación nacional.

Sin embargo, todo fue una mentira más en relación al caso.