ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Un heroico joven británico de 20 años, Derrick Byrd, sufrió quemaduras de diversa consideración después de rescatar a sus tres sobrinos de un incendio originado en su casa de Washington.

Todo ocurrió en la casa familiar de la familia Byrd en Aberdeen, Washington, Estados Unidos. Tras declararse el fuego en la casa, dos de los sobrinos se tiraron desde un segundo piso y fueron "atajados" por Derrick, quien se encontraba en la planta baja.

Pero la sobrina más pequeña tuvo miedo y no se animó a tirarse por la ventana. Así, el hombre no lo dudó y se metió en la vivienda que estaba siendo consumida por las llamas. 

Según indica Clarín, la pequeña de ocho años estaba en el suelo de una habitación tapada por un denso humo negro. El tío llegó hasta la nena, la cubrió con su remera y bajó los pisos corriendo y entre las llamas. "Ella gritaba mi nombre así que no la iba a abandonar ahí. Podía sentir el fuego quemándome el cuerpo".

Luego, Derrick, Mercedes y uno de sus sobrinos, Junior, fueron trasladados e internados en un instituto para quemaduras.