Una familia de Tierra del Fuego relató la dura travesía que debieron realizar cuando sufrieron un desperfecto técnico cuando intentaban cruzar la frontera argentino - chilena para regresar  a su hogar en la isla.

Facundo dio detalles de la experiencia que vivió junto a su esposa y sus dos hijos de 8 a 10 años con Migraciones.  "Salíamos de la barcaza, ya llegando a la isla en la parte chilena se me rompe la correa de la camioneta. Me tuve que quedar en un estacionamiento antes de Cerro Sombrero. Nos tratamos de comunicar por teléfono con Cancillería al teléfono que dan cuando entrás a Chile por si uno tiene algún problema: nunca nos atendieron", comenzó explicando en diálogo con FM Espectáculo.

El vecino de  Río Grande indicó que ante la falta de respuestas se comunicó con Gendarmería Nacional. "Les dí aviso a ellos que estaba tirado.  ahí con mi señora nos quedamos tranquilos, porque ubicamos a un amigo nuestro que nos iba a ir a buscar. Era entrar a Chile, irnos a buscar, y volver a salir, estábamos a una hora y media . Llamó de nuevo a Gendarmería y me dicen que ellos dieron aviso a la frontera: me dan un número que nunca me atendió nadie tampoco ahí", afirmó Facundo.

Pero cuando su amigo llegó a la frontera en el intento por ir a auxiliarlo. "Llega a Migraciones y lo hacen esperar dos horas, desde las 19  a las 21, alegando que el paso fronterizo no estaba abierto, solamente para tránsito desde la isla al continente, y que no podía irnos a buscar.  Los de Gendarmería le dijeron a mi amigo que fuera hablar con Defensa Civil, que eran los únicos que nos podían ir a buscar. Salió el móvil a las 20, pero Migraciones de Argentina les decía que no podían irnos a buscar porque ellos a las 10 de la noche se iban, y no iba a quedar nadie para que nos dé la entrada", según contó.

"Llegaron cerca de la una de la mañana a buscarme donde estaba con un móvil”, contó Facundo. Y cuando hizo el reclamo en el puesto de Migraciones “me explicó que el paso no estaba abierto para ir a Chile y volver, que lo que yo tenía que hacer era ir hasta Río Gallegos, y después volver, y cuando volvía recién arreglar la camioneta".

El vecino lamentó lo sucedido ante este tipo de situaciones donde la “burocracia” es lenta cuando las necesidades son urgentes.  "En la parte chilena excelente. Pero la burocracia de las fronteras argentinas uno cuando tiene que pasar tarda dos horas y cuando lo hace por Chile dura 5 minutos. Terminamos llegando más o menos a las 4 de la mañana a Río Grande", se lamentó el hombre.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!