COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Un grupo de obreros estaba trabajando en el techo del edificio realizando tareas de impermeabilización con un soplete en el supermercado “Casa Tía”, ubicado en Pelegrini 851, en donde actualmente funciona una cadena de una importante firma de mercados. 

Durante el trabajo, observaron humo que salía del centro de las chapas del local, sintiendo mucho calor. En el entretecho se produjo un calentamiento que provocó una combustión, haciendo que parte del cielorraso del local se desplome cerca de la entrada principal, invadiendo de fuego y humo todo el supermercado.

En ese momento, se encontraban 94 empleados y cerca de 250 clientes haciendo sus compras. Actuaron todas las dotaciones de Bomberos de esta ciudad, apoyados por equipos de Rada Tilly, Defensa Civil Municipal, de la IX Brigada Aérea, Fuerza Aérea Argentina e incluso de la IX Brigada de Infantería del Ejército Argentino 43. 

Al llegar los bomberos, se observaba gente que corría ensangrentada y envuelta en llamas y personas que rompían los vidrios del local para ayudar a los atrapados. También había un grupo de personas que intentaba escapar de la ventana de una oficina del primer piso. Cecilia Baigorria, una joven embarazada que estaba en el local en el momento de la tragedia, fue trasladada al Hospital Regional. Fue necesario practicarle una cesárea de urgencia. La beba nació sin complicaciones, pero ella tenía el 35% del cuerpo quemado y falleció días más tarde en el hospital.

La segunda fallecida fue María Maliqueo, en el interior del local. Fue encontrada entre unas góndolas por los socorristas, en un estado irreconocible. Otros dos heridos graves fueron trasladados en avión a Buenos Aires. En el juicio, a pedido de la Fiscalía, el Tribunal de lo que era la Cámara Primera del Crimen absolvió a los obreros que fueron imputados por el incendio seguido de muerte.

FUENTE: DIARIO CRÓNICA