ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Una joven estadounidense quería operarse para lograr tener una "cola soñada" y decidió someterse a una cirugía y colocarse implantes. Sin embargo, no resultó como esperaba: sus glúteos quedaron deformados luego de que las siliconas giraran dentro de su cuerpo.

 Jabrena, oriunda de Georgia,  Estados Unidos, recurrió a un programa de televisión del canal E! para narrar el calvario que sufrió tras operarse la cola.  Su intención era tener unos glúteos voluminosos y firmes, pero el cirujano le puso dos implantes enormes que estaban tan mal colocados que giraban dentro de su cuerpo, lo que deformó su cola y le ocasionaba terribles dolores.

 

 

 "Dos semanas después de la cirugía, la hinchazón comenzó a bajar y podía verse el implante en el costado. Era como un pliegue. Pero, un mes y medio más tarde, la silicona se dio vuelta", dijo Jabrena, al indicar que sentía que los implantes se volteaban cuatro o cinco veces por semana. 

 

 

Los cirujanos del programa, Terry Dubrow y Paul Nassif, analizaron el caso de la joven y concluyeron que las siliconas estaban muy mal colocadas y por ese motivo, se movían dentro de su cuerpo, lo que le ocasionaba gran incomodidad.  Tras evaluar sus posibilidades,  decidieron quitarle los implantes y el líquido que tenía, para volver a realizar la intervención pero con otras siliconas de mejor calidad. 

 

 

“Antes de mi cirugía, tenía la cola flácida y los implantes se volteaban. Pero ahora, soy libre y tengo la cola que siempre quise", dijo la joven, según publica Crónica.