COMODORO RIVADAVIA (Exclusivo ADNSUR) - Con distintas medidas pero con una intención similar de fondo, las provincias de Santa Cruz y de Neuquén dieron señales en las últimas horas de que buscarán controlar sus límites territoriales para garantizar el “trabajo local”, tanto en lo que hace a la contratación de mano de obra como en lo que se vincula a la radicación de empresas, en uno y otro caso, respectivamente.

Tal como anticipó este viernes ADNSUR, la Legislatura santacruceña aprobó el último jueves un cambio en su ley 3141, conocida como “70/30”, acentuando las exigencias para garantizar que la mayor parte de los trabajadores contratados en actividades como el petróleo, la minería, la pesca y otras industrias tenga un mínimo de residencia de 3 años en su territorio. Si bien esa norma ya existía con anterioridad, hasta ahora era de dos años, pero ahora se agrega un año más, según como quedó redactado el artículo 3:

“Las empresas operadoras de las áreas de exploración y explotación de hidrocarburos, explotación y exploración minera, pesquera y otras industrias, asentadas en el ámbito de la Provincia de Santa Cruz, darán preferencia a contratar el setenta por ciento (70%) de mano de obra local, los que deberán contar con tres (3) años de residencia en la Provincia, acreditada mediante constancia asentada en el Documento Nacional de Identidad (DNI) y Certificado de Residencia expedido por la autoridad competente; en forma directa o indirecta a través de las empresas radicadas en la jurisdicción Provincial y que presten servicios para estas”.

Otro cambio importante en la normativa es que se impide la radicación temporal de trabajadores extra provinciales en el domicilio legal de la compañía, según aclara en el mismo artículo 3: “De existir trabajadores de la nómina de la empresa domiciliados en el mismo domicilio legal que esta última, la autoridad de aplicación laboral presumirá que no se cumple con el requisito de residencia anterior previsto”.

Según apunta el ministro de Trabajo de Santa Cruz, Teodoro Camino, la motivación de la norma que se propuso a los legisladores apunta a fortalecer los controles: “no se prohíbe (la llegada de trabajadores de otras regiones) sino que se prioriza la mano de obra local, sobre todo para los nuevos ingresos y por la situación económica y laboral que vive hoy el país”, dijo el funcionario provincial ante la consulta para este informe de ADNSUR. “Con tres años de residencia creemos que hay un asentamiento sólido, porque hasta ahora había muchos certificados de domicilio sin fechas y ahora podremos mejorar los controles”, agregó.

El funcionario aclaró que la norma no apunta a una actividad específica como puede ser el petróleo, sino en general, incluyendo la minería, pesca, represas, o incluso las nuevas inversiones en energía eólica. 
Tomamos la misma agua y nos atendemos en los mismos hospitales, no creo que una ley así pueda cortar la integración que hay entre Chubut y Santa Cruz”, dijeron en ámbitos gremiales chubutenses, aunque prefirieron no opinar hasta conocer más en detalle la normativa. 
Por otra parte, fuentes empresarias observan la norma con preocupación el alcance de la norma, para el caso de que no se tengan en cuenta las situaciones de excepción que hay en todas las actividades, que requieren la presencia temporal de especialistas con los que no se cuenta en la propia provincia.

PRIORIDAD DE EMPRESAS DE LA PROVINCIA

Los cambios normativos incorporan además la priorización de empresas provinciales, a partir del artículo 9, que se redactó del siguiente modo: “Estáblecese la obligatoriedad de priorizar e incluir cláusulas que impliquen la generación de empleos, la obligatoriedad de compre santacruceño y desarrollo de proveedores locales y la contratación de recursos humanos locales en los contratos relacionados a la concesión para la exploración y explotación de recursos naturales renovables y no renovables. Considérese también el mismo requisito para ser incorporados en los contratos de licitaciones de obras públicas.”

NEUQUÉN CIERRA VACA MUERTA ANTE EL DESEMBARCO DE PYMES BONAERENSES 

En línea con esta norma santacruceña, también la provincia de Neuquén se muestra movilizada, en su arco gubernamental, empresario y sindical, ante la posible llegada de pymes bonaerenses. Estas señales de alerta ya habían sido planteadas por el sindicalista Guillermo Pereyra, pero comenzaron a intensificarse por la iniciativa del gobierno bonaerense para promover la expansión de empresas de esa provincia hacia el mega yacimiento de Vaca Muerta.

Según advirtió el también senador nacional por el MPN, “no se permitirá que desembarquen en Neuquén si de forma previa no tienen la aprobación de las cámaras empresarias locales y su Federación, con la que el gremio convino un trabajo conjunto de defensa del empleo”, según reflejó Ambito.com. 
Por su parte, la cámara empresaria neuquina salió a advertir en un comunicado: “No podemos contemplar la importación del desempleo de otras regiones”, advirtió la entidad, para agregar luego: “Resulta imprescindible que la producción local de bienes y servicios se desarrollo y provoque el crecimiento de empleo y la absorción de problemas socio-económico que estos emprendimientos producen”.
También desde el gobierno provincial se aclaró la semana pasada que se buscará impulsar el “sello Neuquén”, para consolidar el movimiento productivo en aquella región.