BUENOS AIRES (ADNSUR) - El coronavirus también puede ingresar por los ojos; es por ello que  las lagañas pueden llegar a ser síntoma o vehículo de contagios. Los especialistas llaman a extremar los cuidados de higiene y cambiar el hábito de tocarse la cara. Además recomiendan limitar el uso de lentes de contacto.

“El coronavirus se puede propagar a través de las secreciones oculares”, advirtió el oftalmólogo Leonardo Ferlini, y destacó que es fundamental el “limitar la exposición ocular” para reducir riesgos.

Tal como han informado los especialistas, el coronavirus puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas que salen despedidas de la nariz o la boca cuando un paciente infectado tose o exhala. Esas partículas con el virus pueden ingresar a otro organismo a través de la boca, la nariz o los ojos. Son pequeñas gotas contaminadas que están en la puerta de un ascensor o en el volante de un auto. Y que si alguien toca y luego se lleva las manos a la cara se expone al contagio.

Es por ello que no hay que tocarse el rostro y menos los ojos: “Si logramos romper ese hábito, vamos a reducir el riesgo de infecciones”, explicó el oftalmólogo Luciano Perrone a TN. “Si los tocás por cualquier motivo, incluso para colocarte una gota de colirio o lágrimas artificiales, debés lavarte las manos, antes y después de esa acción”, agregó.

El coronavirus puede causar conjuntivitis, pero es algo poco frecuente. Según estudios que se hicieron en medio de la pandemia, entre el 1 y el 3 por ciento de las personas con coronavirus tuvo conjuntivitis. Ante esta situación, Perrone sugiere también limitar el uso de lentes de contacto, porque implica tocarse los ojos en profundidad. "Si existe la posibilidad de suspender su uso, es mejor, si no, hay que ser muy riguroso en la limpieza de la lente y de las manos", enfatizó.