COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  El Salario Mínimo Vital y Móvil de Argentina pasó de ocupar el segundo lugar a nivel latinoamericano, según registros del año 2015 y medido en dólares, a ocupar el undécimo puesto en el ranking latinoamericano, según un reciente informe divulgado por la Universidad Nacional de Avellaneda. El promedio cayó desde 589 dólares, a sólo 268 dólares por mes en la actualidad.

El informe, al que tuvo acceso ADNSUR y que fue  producido por el Observatorio de Políticas Públicas que coordina el magister Santiago Fraschina, mide la caída del salario en el país durante el período 2015-2019, reflejando el modo en que el país perdió los primeros lugares que ocupaba hasta hace 4 años, producto de las políticas aplicadas durante el gobierno de Mauricio Macri.

“De los números se desprende una sustancial caída de nuestra economía en un ranking de países de la región que la ubica ante última (sólo por delante de Venezuela). Desde fines de 2015 se observa un deterioro sistemático, pasando de los U$S 589 dólares de salario mínimo a los U$S 268 actuales”, sostiene el informe. “En variaciones porcentuales, se trata de una merma de casi un 55% en el salario mínimo medido en moneda dura, en tan sólo cuatro años”.

Argentina y Venezuela explican la mayor caída en los promedios salariales del continente: “Mientras países como Venezuela verificaron un desplome rotundo de su salario en dólares (70% desde noviembre de 2015), el resto de la región no sufrió semejante proceso de desvalorización de los salarios. Así, la variación promedio en el período fue de +1,2%. No obstante, aislando los casos argentino y venezolano, la suba fue de alrededor del 11,8%”.

Salario medio cayó un 44 por ciento

El salario medio también cayó, aunque de un modo más atenuado.  Actualmente nuestra economía ocupa la séptima posición, con un sueldo medio en moneda dura de526 dólares, detrás de Costa Rica (786 dólares), Haití (784), Panamá ( 710), Uruguay (657) , Chile (640) y Guatemala (598 dólares).

En total, los salarios registrados en el país cayeron un 44,3 por ciento medidos en dólares.

“El mayor afectado por este programa es el mercado interno: con la crisis y la reducción del poder adquisitivo de las familias, asociado a la erosión del salario real, se produce un impacto sobre el consumo interno y la producción”, señala el trabajo, entre sus conclusiones.

“El Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) es una de las instituciones más antiguas del mercado laboral (más del 90% de los países tiene legislación sobre este tema) y se define, según la Ley de Contrato de Trabajo (artículo 116), como ‘la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión’. Además, tiene rango constitucional ya que lo consagra el artículo 14 bis de la Constitución Nacional. En el caso de los trabajadores registrados que negocian condiciones a través de convenios colectivos de trabajo, los acuerdos salariales suelen superar el SMVM vigente, con lo cual a lo sumo les sirve como un parámetro más de comparación en las negociaciones colectivas”.